lunes, abril 21, 2008

FARINGITIS

La guinda del libro de Meyer sobre Rusia: su pulla final contra los "académicos" y "universitarios", que no pudieron prever el clamoroso derrumbe de la URSS, pese a haberse constituido en secta de autoproclamados "expertos": los "sovietólogos". Pero no pasa sólo en política. En éste y otros campos, la universidad es como el marido cornudo, que es siempre el último en enterarse de lo que pasa.

***

Por poco se me atraganta la tostada esta mañana al escuchar en la radio el eslogan con el que anuncian un seguro best-seller: "Recordarás por qué te gusta leer". Y recuerdo unas líneas leídas ayer mismo en el prólogo de Sed, el libro de César M. Arconada que acaba de reeditar la meritoria editorial Cálamo:

Este novelismo alarmante que padecemos revela pobreza de ingenio en los editores, pobreza de estética en los autores y pobreza de gusto en los lectores. En el editor, se ve al hombre rutinario (...), que edita novelas breves porque los demás las editan también. En el autor se ve al literato profesional que escribe cuatro ramplonerías capituladas, para cobrar unas pesetas limpias. Y en el lector, se ve no ya al coleccionador de novelas cortas, sino al aprovechador de ratos perdidos, que no le importa la calidad de lo que lee, sino la cantidad de ratos que ha logrado echarse a la espalda.

Donde Arconada dice "novela corta", o "breve", léase "novela histórica", y ya tenemos el diagnóstico de la situación presente.

***

O lo que es lo mismo:

Como canciones malas que agradan cuando nuevas, /
pero, una vez sabidas, se desprecian,

según rezan unos versos de Aphra Behn (1640-1689) que traduzco a mi manera, y que encuentro en la antología que preparó Balbina Prior en 2004.

***

Profilaxis de la faringitis: no forzar la garganta, no hablar más de la cuenta. (Y añado yo: no escribir tampoco, porque a veces la garganta se pone en tensión ante el mero paladeo de palabras que no se llegan a pronunciar en voz alta.)

4 comentarios:

Mery dijo...

Esta mañana he estado comprando libros y se me ha revuelto también el desayuno que acababa de tomar al ver ingentes montañas de un próximo best-seller recién editado.

A poco pasos, quizás generando telarañas, unas cuantas glorias de la Filosofía y sus biografías.

Profilaxis para la conjuntivitis : no leer ni una sola línea de cualquier novela histórica al uso. Añado yo.

José Manuel Benítez Ariza dijo...

Estamos de acuerdo. Y me gusta que añada "al uso", porque de eso es de lo que se trata: toda novela es "histórica" en cierto modo; pero las que copan ahora el mercado editorial son a la verdadera novela lo que esas películas con mucha sastrería y peluquines al buen cine.

Anónimo dijo...

Sí, el anuncio se las trae. No sé si ha visto en el periódico la foto de la presentación de este libro en la que aparece el autor sobre el escenario del Liceo de Barcelona. Un espectáculo.
Cuidese usted.

ISE

José Manuel Benítez Ariza dijo...

Eso: un espectáculo. Y no edificante, precisamente.