martes, abril 22, 2008

RAMONISMO

Teoría de la faringitis:es como si tuviera atravesado en la garganta un pedazo de realidad y no pudiera tragarlo.

***

La gata K. a los pies de la cama. Supongo que tiene sus propios motivos para estar ahí. Pero uno no puede evitar atribuirle un humanísimo propósito de compañía. Que no admite extralimitaciones, por otra parte: cuando la acaricio, se revuelve y me muerde; sin apretar demasiado, eso sí.

***

Leo en la cama algunos versos del mexicano Juan José Tablada, similares a greguerías. Luego doy una cabezada. Y la fiebre copia el modelo y me hace concebir, en el duermevela, mil greguerías más. Debería haberlas anotado, si no fuera porque este desorden creativo no me divierte nada. El ramonismo como una enfermedad. O como un síntoma de un mal mayor, quién sabe.

4 comentarios:

Mery dijo...

Me encanta tu gata K.
Me recuerda a mi última perra, que tendía trampas: se acercaba a ti, zalamera, te enseñaba su sonrosada tripita, tu la acariciabas....y te mordía.

Cuídate (huelga decirlo, claro está)

profesor franz dijo...

Las ideas que en estados alterados de conciencia nos parecen geniales luego no suelen sostenerse en las fases de lucidez.

Y cuídese, que tenemos aún pendiente alguna caminata antes de que nos quiten la primavera.

Antonio Rivero Taravillo dijo...

¡Esa garganta! ¡Esa fiebre! Veo,por la ausencia de posts, que sí que estás tocado. Que mejores. Y saludos de mi gatita a la tuya.

José Manuel Benítez Ariza dijo...

Gracias a todos. Una de las ventajas de este medio es que ha resucitado la antigua y piadosa costumbre de visitar a los enfermos. No está uno muy visitable que digamos, sobre todo porque no debo hablar. Pero así, por escrito, es un placer recibir a los amigos.