jueves, mayo 08, 2008

MUJERES

La verdadera línea de flotación de la existencia es la rutina. Las excepciones son siempre bienvenidas, mientras no sean ni catastróficas ni demasiadas. De ahí este desconcierto de ahora: diez días de enfermedad, un puente festivo, un viaje... Cada uno de ellos ha supuesto un aplazamiento del deseado momento en que la rutina había de reanudarse. Hoy parece haber llegado. Estoy en casa, de vuelta del trabajo. Escribo unas líneas en este cuaderno. Me dispongo a preparar el almuerzo. La nave se ha estabilizado y hasta el horizonte no se vislumbra más que una ininterrumpida extensión de aguas serenas. Qué más se puede desear.

***

Esa mujer: las piernas doblemente desnudas, de tan blancas.

***

Esta otra: fue guapa hace veinte o treinta años; ahora sólo es importante. Pero esa arrogancia que gasta no emana de su actual importancia, sino de la belleza que tuvo, y de la que sólo quedan esas muecas, esa especie de desplantes que hace mientras habla.

2 comentarios:

Antonio Serrano Cueto dijo...

A veces la rutina puede consistir en la obsesión por romperla. Así ocurre, por ejemplo, con las personas que llevan a gala ser anticonvencionales: acaban cayendo en ese convencionalismo. Lo que sí parece claro es que la rutina es como la soledad: cuando es voluntaria, es bendita; cuando es forzosa, es una maldición.
Respecto de la mujer que antaño fue hermosa... sólo te diré que al leer la entrada le he puesto rostro.

José Manuel Benítez Ariza dijo...

Pero quizá aquí lo importante no es lo pasajero de esa belleza, sino el trasvase de sus tics más superficiales a otros aspectos. Que el poder (el poder mal ejercido, se entiende) o la influencia se expresen con la misma arrogancia que la belleza cuando ésta ya ha declinado. El efecto es deprimente: pone muy a las claras de qué estamos hechos y a qué armas nos aferramos. (A esa belleza caduca únase cierto lujo vulgar, cierta elegancia aprendida de prisa y corriendo, cierta mundanidad adquirida en reuniones de trabajo y conferencias de prensa: todo un arquetipo social.)