lunes, junio 23, 2008

LE SOBRA UN POCO

A este diario, me dice un buen amigo, le sobra un poco de cine. Tiene razón: a uno le gustaría que hubiera más materia diarística (más vida vivida, por así decirlo) y menos vida de espectador. Pero se me ocurren dos paliativos, que no sé si alcanzan a ser disculpas: a) ¿Acaso la vida de espectador es menos vida que la otra?; y b) ¿Y si la vida vivida, con toda su intensidad, sus problemas, sus satisfacciones incluso, no se deja contar?


4 comentarios:

Eduardo Flores dijo...

Resulta extraño. Que un escritor diga, que la vida vivida no se deje contar, o mejor dicho, que plantee la duda, se me antoja extraño. Por otro lado, sin embargo, estoy deacuerdo. Mas yo no soy escritor. Al menos a cierto nivel.

Hacia tiempo que no te comentaba nada. Una vez más, da gusto pasar por aquí.

Un saludo,
Eduardo Flores.

Anónimo dijo...

Dice Gonzalo Suarez en su advertencia a "El hombre que soñaba demasiado": "Los sueños forman parte del recorrido. La vida tambien. Y, al despertar, todo sera recuerdo". Punto. Mario

José Manuel Benítez Ariza dijo...

A los efectos de formatos como éste, amigo Eduardo, hay cosas que no se sejan contar. ¿Podría uno, por ejemplo, despotricar aquí de los vecinos o de los compañeros de trabajo? ¿Podría uno hablar abiertamente de sus apuros (si es que los tiene) para llegar a fin de mes? Son sólo dos ejemplos de asuntos que resultarían: a) indicretos; b) poco interesantes; c) faltos de perspectiva, en este tipo de escritura inmediata. Cada diario define sus reglas, y éstas son las de éste. Quien me conoce no duda de su carácter íntimo, y hasta se sorprenden de ello. Pero esta intimidas se rige por ciertas limitaciones autoimpouestas, que son precisamente las que me animan a consignarla.

Lo del cine, Mario, podría asimilarse a esa frase que citas: "Al despertar, todo será recuerdo".

Antonio Serrano Cueto dijo...

No creo que le sobre cine. Y es obvio que hay parcelas de la vida que no deben exponerse a los vientos de internet. Saber discernir lo que puede interesar y lo que no es la clave. Saludos.