viernes, septiembre 12, 2008

OTRO

Hay quien está suscrito al servicio de "alertas" de Google por vanidad: supongo que les agrada recibir, de vez en cuando, el aviso de que su nombre ha aparecido en tal o cual periódico, catálogo o página web. Yo lo uso más bien como recordatorio de mi propia insignificancia: de vez en cuando, recibo avisos de lo que hacen por el ancho mundo más o menos hispánico algunas de las muchas personas que se apellidan Benítez Ariza. Así, el último que me llegó me comunicaba que cierto ganadero de Cuautla, México, llamado Manuel Benítez Ariza ha recibido 50 mil pesos en concepto de subvención para la adquisición de cinco vaquillas. Hace algunos años, recibía noticias periódicas de un homónimo mío al que le ha costado la misma vida sacarse la carrera de Ingeniería; yo miraba angustiado sus calificaciones, y pensaba: "Dios mío, cúando va a terminar este chico". También creo recordar que una mujer con mis apellidos se pudre, o se pudría hace años (ojalá la hayan soltado), en las zahúrdas de Fidel Castro, según denunciaba una organización de defensores de los derechos humanos... Tales son las noticias sobre algunos de mis no-yo que me depara la red. De mí dice bien poco: el sufrido peregrinar de mis libros por los catálogos de las más variopintas librerías virtuales, y poco más. Por eso envidio un poco a mi cuasi homónimo de Cuautla, México, y a los otros: ojalá alguien me alegrara la vida con una subvención de cincuenta mil pesos para comprar unas vaquillas; ojalá algo me acreditara para encabezar la revuelta popular que acabará con la dictadura cubana (a mí, que ni siquiera soy capaz de plantarles cara a los tiranuelos de mi entorno inmediato); ojalá hubiera estudiado Ingeniería... Ojalá fuera otro; y sin dejar de ser yo, para constatar el cambio.

8 comentarios:

Antonio Serrano Cueto dijo...

¡Cómo he disfrutado con este texto, José Manuel! Es excelente. Yo he sabido por medios parecidos que en México también hay un Antonio Serrano escritor y director de cine, teatro y televisión, y comparto homonimia con un armonicista que es de los mejores músicos de jazz del suelo patrio. Vidas ajenas de algún modo propias. Saludos.

Anónimo dijo...

Brutal. Saludos de un hiperónimo (¿o de un hipónimo? ya no sé) suyo. Tal vez un pantómimo.

Bárbara dijo...

Aquí, sin ir más lejos, cada día descubro a un Benítez Ariza distinto. Hoy especialmente.

Fernando Valls dijo...

Excelente artículo, para una antología del género.

conde-duque dijo...

Muy buena entrada, sí señor.
Me uno a las ovaciones.
Saludos.

Mabalot dijo...

Aunque tarde no menos feliz con este texto. Además parece que ha abierto usted una caja de pandora de homónimos...

José Manuel Benítez Ariza dijo...

La verdad es que estoy abrumado. Para los interesados en el tema, os recomiendo el divertido ensayito sobre este asunto que incluyó José María Conget en su libro Una cita con Borges (Renacimiento).

Y saludos a ese hiperónimo, o hipónimo, o lo que sea, que me deja de lo más intrigado.

Enrique Páez dijo...

Felicidades por la coincidencia. Habrá que buscarse en la exclusión. Los otros, los noyo, también están aquí: http://enriquepaez.blogspot.com/2008/07/los-espejos-perplejos.html