martes, octubre 21, 2008

SOFÁS

"Tenemos el sofá que te mereces", leo en un folleto publicitario que me han dejado en el buzón. Y, mientras subo en el ascensor con el anuncio en la mano, me da por pensar que hay eslóganes que tienen más de amenaza que de otra cosa.

***

Saber venderse, ésa es la cuestión. Pero quién quiere la mercancía que uno ofrece. Y lo otro, lo que verdaderamente cuenta en esta clase de comercio, se consigue con tanta facilidad y está tan tirado de precio que casi no hay demanda para tanta oferta.

***

Qué mal vista está la tibieza. Yo mismo tengo poca paciencia con ella. Y, sin embargo, qué difícil es entrar en el terreno de quienes tienen siempre las posturas demasiado claras. Qué difícil renunciar a los matices. Si el mundo estuviera en manos de los tibios, jamás se tomaría ninguna decisión ni se llegaría a parte alguna. Pero, ya que uno no parece llamado a decidir sobre nada, permítaseme al menos el derecho al matiz. Y es que hay matices tan grandes y tan acogedores que a su sombra podría edificarse una cómoda casa con jardín, y sentarse en él a ver pasar los cadáveres de las grandes disyuntivas.

3 comentarios:

TOMÁS dijo...

Se agradece, después de tus bien elegidas palabras, las pinturas que eliges. Saludos.
http://tropicodelamancha.blogspot.com

José Manuel Benítez Ariza dijo...

La verdad es que me ha dado ahora por ahí. Aunque la cosa no tenga mayor mérito que buscar los cuadros en Google, me queda la sensación de ir coleccionando un álbum de estampas que me gustan.

TOMÁS dijo...

La búsqueda es lo de menos, por ejemplo, la pintura de Velázquez se suma al significado global de la entrada. Sebald las utiliza en sus libros, Marías tambié;es una costumbre moderna (si "moderna" viene a decir algo). Salud.