jueves, noviembre 06, 2008

CRISTALINO

Primeros días reconociblemente invernales por la tonalidad del cielo y el modo de manifestarse esa singular transparencia de los días soleados propios de la estación. El mar, el cielo, los objetos lejanos tienen una textura cristalina. También el ánimo, ay, anda quebradizo.

***

¿Por qué goza de tan poco prestigio hablar del tiempo? Bien llevada, una conversación de esta índole puede decirnos mucho de nuestro interlocutor. Esta mañana, sin ir más lejos: lo insólitamente despejado del día me llevó a recordarle a este compañero las lluvias pasadas. Asintió educadamente, como si mi comentario, hecho únicamente con la intención de romper el silencio mientras compartíamos trayecto de autobús, realmente mereciera ser secundado. Pero las lluvias nos llevaron a las contrariedades que éstas han causado en el lugar donde trabajamos, y éstas a nuestras opiniones respectivas sobre otras cuestiones de más amplio calado, relacionadas con las condiciones generales del trabajo. Por lo que acabé sabiendo qué piensa, y cómo se ubica respecto a ciertos problemas comunes. Más, en fin, de lo que hubiera averiguado con una pregunta directa, que seguramente hubiera rehuido. Y todo empezó con un comentario casual sobre lo poco que han durado las lluvias.

***

El orgullo de un padre al reconocer en un hijo recién nacido los propios rasgos físicos. Y la desazón cuando, más tarde o más temprano, empieza a reconocer en él también sus mismos rasgos morales.

2 comentarios:

Profesor Franz dijo...

Con lo bonito que estaba quedando el blog en las últimas semanas... Hoy el asesor artístico desde luego se ha lucido.

José Manuel Benítez Ariza dijo...

Tienes razón: hablaré con el departamento de diseño.