martes, noviembre 18, 2008

LECTORES

En la parada del autobús, a primera hora de la mañana, la brasa de los cigarrillos es el único punto de calor que cabe apreciar en muchos metros a la redonda. Por eso algunos, al fumar, parecen hacerse un ovillo sobre ella, como para calentarse.

***

Esto escribía Stendhal en 1835 sobre la gloria literaria: "En cuanto a mí, me limito a jugar un billete en una lotería cuyo premio gordo se reduce a lo siguiente: ser leído en 1935". Pero no creo que quisiera decir que el hecho de que determinadas obras sean leídas y estimadas cien años después de haber sido escritas se debe únicamente al azar. Parece más bien una queja por la tardanza con que el premio se hace efectivo. Y ya se sabe que una queja de esta clase sólo puede suscribirla quien da el premio por ganado.

***

Tampoco entiende uno la ojeriza que suelen tenerse quienes escriben, o creen escribir, para la posteridad y quienes lo hacen para conseguir un triunfo inmediato. No cabe concebir un mejor reparto de las recompensas que pueda deparar la literatura. Si acaso la mutua hostilidad proviene de que a ningún escritor de éxito inmediato y masivo le resulta fácil admitir el hecho de que, seguramente, el público tornadizo que hoy lo aclama lo habrá olvidado en apenas unos lustros; aunque más difícil es, supongo, fiarlo todo a una posteridad que seguramente uno no verá, y respecto a la cual no puede hacerse ningún pronóstico fiable.

***

"Los profesores han de leer con los alumnos", ha dicho la ministra de Educación. Teniendo en cuenta que de esa fuente jamás ha llegado ningún anuncio del que el profesorado pueda congratularse, creo que para entender éste habría que añadir lo siguiente: "... a ver si así leen algo, aunque sea el libro de texto".
Y aún esto: "ya que no han aprendido informática, como queríamos, ni terminan de creerse los postulados de la Logse..." (o como se llame la ley de educación hoy vigente).

2 comentarios:

Juan Antonio, el.profe dijo...

Admito que leer con los alumnos puede ser una práctica adecuada (sobre todo si los alumnos no saben leer, es decir, entender lo que van diciendo en voz alta). Pero el objetivo será, digo yo, que acaben leyendo sin sus profesores; de lo contrario, leer será sólo una actividad escolar y eso no lleva a casi nada. Al hilo de esto, aprovecho para comentar que he creado una red para que los profesores compartamos experiencias y reflexiones lectoras con el alumnado, http://lecturasylectores.ning.com; tal vez sea de tu interés.

José Manuel Benítez Ariza dijo...

Bien puntualizado, Juan Antonio. Y ya he visitado tu red, que me parece muy bien organizada, y la he recomendado a mis compañeros.
Saludos.