lunes, noviembre 24, 2008

PARIENTES

No hay página del Henry Brulard en la que Stendhal no manifieste su desconfianza del género que está intentando cultivar."¿Necesito advertir que esbozo el carácter de estos personajes tal y como los he visto posteriormente?". No, amigo Beyle, no necesitas advertirlo: el lector sospecha ya que una autobiografía o unas memorias se componen necesariamente de impresiones mixtas, en las que se funde la impresión primera que se trata de evocar con conocimientos que sólo pueden haberse obtenido posteriormente. Esa advertencia no va dirigida, por tanto, al lector, sino al propio escritor, y no es más que una constatación de una más de las muchas convenciones que forzosamente ha de adoptar quien se expresa por escrito. Ojalá todo se redujera a contar... Pero la prosa moderna nace en el momento en el que el escritor constata que contar no es suficiente; y que incluso es lo de menos.

***

A algún jefecillo se le ha ocurrido pasar a los empleados la comunicación del descuento de haberes por la jornada de huelga que tuvo lugar el pasado mayo... justo en vísperas de otra jornada convocada para mañana. Supongo que, con ese ataque directo al bolsillo, espera restar apoyos a la huelga. Seguro que algún superior lo ha felicitado. No por el descuento, preceptivo y justo, sino por su sentido de la oportunidad. De esas pequeñas perfidias deben de estar hechas muchas brillantes carreras hacia la cima del escalafón. ¿Quién dijo que El tintero, aquella grotesca comedia de Carlos Muñiz, reflejaba la triste existencia de los empleadillos en tiempos del franquismo? Las covachuelas burocráticas, como las bodegas de los barcos, generan sus propias miasmas.

***

El lince ibérico, leo, ya no está en peligro inminente de extinción. No debe olvidárseme felicitar a K. por esta buena noticia relacionada con un pariente.

2 comentarios:

Antonio Rivero Taravillo dijo...

A mi mujer, profesora, aún no le han sustraído la cantidad correspondiente a la anterior huelga. Mañana volverá a hacerla, y la repetiría mil veces así le quitaran el sueldo entero. Lo del soborno, ¿no era de países corruptos y bananeros?

José Manuel Benítez Ariza dijo...

Entonces la covachuela a la que me refería debe de hallarse a nivel provincial. Lo que la hace, si acaso, más sórdida.