viernes, diciembre 26, 2008

LA DESCARRIADA (QUÉ BELLO ES VIVIR, y 3)

Gloria Grahame haciendo de chica descarriada; la única, al parecer, de este bendito villorrio. Y la única que hubiera secundado al pobre George Bailey en sus deseos de sacudirse el polvo de la dehesa y ver mundo, en vez de quedar atrapado en el modesto negocio familiar y en un matrimonio que le corta las alas. En ese sentido, una de las escenas más estremecedoras de la película, y un genuino ejemplo de la crueldad de Capra, es aquella en la que George Bailey (James Stewart) y su inminente prometida (Donna Reed) tiran piedras contra una casa abandonada y piden los correspondientes deseos. El de George ya sabemos cuál es: ver mundo; pero el de su futura esposa, que opera como un siniestro conjuro, no es otro que conseguir que los deseos de su amado no se cumplan jamás. Y lo consigue.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Pocas actrices mas sexuales que Gloria Grahame en la pantalla. En "Deseos humanos" es brutal. Aun hoy cuando veo una nariz respingona...