domingo, diciembre 21, 2008

SI FUESES NIÑO DE NUEVO

(Mi poema navideño, escrito el año pasado y publicado ahora aquí, como en años anteriores, para felicitar a todos los amigos que visitan este cuaderno. Que el año que entra no sea tan duro como se anuncia; y que sigamos viéndonos.)

Si fueses niño de nuevo,
que no te contaran nunca
lo de esa noche de enero.

Y que el niño resabiado
que, desde dentro de ti,
desconfiaba del milagro

aplicase sus desvelos,
años después, al enigma
de una noche sin misterios.

Porque nada más extraño
que el que no existan misterios
ni una sola vez al año.

JOSÉ MANUEL BENÍTEZ ARIZA
ILUSTRACIÓN: C. B.

11 comentarios:

Antonio Serrano Cueto dijo...

Felicidades tamnién para ti, M. A., vuestra Carmen y la gata. Como en la preciosa película de J. L. Cuerda: que siga amaneciendo, que no es poco.
Un abrazo.

E. G-Máiquez dijo...

Ese poema navideño es una maravilla. Una felicitación que felicita: que da felicidad, vamos. Gracias.

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Gracias por la felicitación, hecha con ese enorme poema. Feliz Navidad a ti también.

Enrique Baltanás dijo...

Pues el de la nieve tampoco era manco. Felicidades.

EMILIO CALVO DE MORA dijo...

Me ha pillado con la digestión a medio hacer y el cuerpo para pocas cosas, pero estoy revitalizado, conmovido, encantado. Me lo pido para felicitar a algunos que conozco que lo disfrutarán. Les paso también tu columna. Feliz navidad.

Olga B. dijo...

Pero qué bonito. Y es verdad:

"Porque nada más extraño
que el que no existan misterios
ni una sola vez al año."

Me gusta mucho.

conde-duque dijo...

Qué bueno. Ese final, antológico.
Gracias.
Felicidades también a ti y a los demás visitantes.

Octavio dijo...

La vida sin misterio no es nada, en efecto. Feliz Navidad a ti y a todos los parroquianos del blog.

Anónimo dijo...

Muchas gracias: siempre anima descubrir que los sueños prodigiosos no son propiedad privada.

Feliz Navidad.

Antonio Azuaga

Francisco Casoledo dijo...

Excelente poema. Gracias. Seguimos necesitando el misterio.

arati dijo...

Precioso poema.

Algunos arrastramos esa primera decepción como un empeño en seguir sorprendiéndonos con los misterios cotidianos.

Que pases unos felices días de vacaciones.