martes, enero 13, 2009

CARÁCTER

Tres situaciones que llevan a sentirse objetivamente desgraciado: no haber dormido lo suficiente, tener frío y llevar las perneras del pantalón mojadas por la lluvia. Ya sé que no es para tanto. Pero esta clase de hechos objetivos, por insignificantes que sean si se toman aisladamente, actúan, por así decirlo, por acumulación.

***

Al intentar extenderme sobre el comentario de ayer me sale... un artículo, que inmediatamente traspaso de las sentinas de este cuaderno a la carpeta correspondiente, a la espera de enviarlo al periódico dentro de unos días. Lo que me lleva a pensar en las consideraciones de economía literaria que anoté también en este cuaderno no hace mucho: no se puede volcar aquí todo, algo hay que dejar para esos otros compromisos de escritura a los que uno se ha ido atando. Aunque lo que, finalmente, fuerza la decisión a favor del aplazamiento es la evidencia de que lo que me ha salido era, indudablemente, un artículo, como decía antes, y no un apunte diarístico. Y no hay que confundir las dos cosas.

***

K., que odia mojarse y maúlla tristemente para que la deje salir al balcón azotado por la lluvia. Hasta los gatos sienten esa clase de deseos que van contra el propio carácter.

1 comentario:

José Miguel dijo...

Pienso que aunque sea un artículo es bueno publicarlo en el blog. El mismo texto tiene una dimensión distinta en un periódico que en un blog. En la prensa se escribe para muchos, y en el blog para pocos, salvo que se trate de un blog del Marca. El blog es como más íntimo, pero sin el como. De todos modos no está de más querer compartir con los pocos lo que se escribió para muchos, y esos pocos tienen voz en el blog, cosa que no pasa con los muchos que leen el periódico.
Disculpa, pero creo que me ha salido la redacción un mucho liada.
Un saludo.