miércoles, febrero 04, 2009

CASI METAFÍSICA

A diferencia de otras manifestaciones de la meteorología, que tan bien se corresponden con determinados estados de ánimo, el frío va más allá: es una concepción del mundo. Y en estos días de tiempo caprichoso e inconsecuente, casi echa uno de menos esa seriedad casi metafísica del frío verdadero.

***

Ese pesimismo -me dice M.A.- es que hace días que no te da el sol.

***

En ciertas personas de pasado estalinista, llama mucho la atención que sigan siéndolo incluso en ámbitos que poco o nada tienen que ver con la acción política, o cuando la que ejercen nominalmente en la actualidad se ha despojado ya formalmente de los caracteres del estalinismo. Por eso abundan tanto, no sólo en los partidos de derechas (donde ejercen una especie de estalinismo a la inversa) y en los socialdemócratas (donde, todo hay que decirlo, se les recibe mejor), sino también en los consejos de administración de las empresas privadas, en las asociaciones de vecinos, en los claustros escolares. Y su modo de actuación es siempre el mismo: una cierta habilidad para hacer un uso perverso de las normas vigentes; una apelación constante al bien común en beneficio de su camarilla; y la atribución al adversario de intenciones perversas que, mira por dónde, suelen ser un exacto reflejo de las propias. Y todo ello, con la conciencia tranquila de quien ya contó, en sus tiempos más bravos, con la previa absolución de la Historia.

4 comentarios:

Mery dijo...

Un amigo mío que estudió Psicología tiene un apelativo contundente para esos manipuladores: los llama, sin dudarlo un instante "H.P. esféricos."

loganfugado dijo...

No podría estar más de acuerdo. Pienso en uno de los ejemplos que ha citado, el de los claustros. A veces resulta una suerte de tic, no sé si nervioso, de querer atraparlo y controlarlo todo y en aras de libertad y el interés común.

Felicitaciones de un lector fiel

José Manuel Benítez Ariza dijo...

No entiendo lo de "esféricos", Mery.

Mery dijo...

Esféricos en el sentido de redondos, de forma perfecta e igual, se les mire por donde se les mire.
O sea, un HP integral.