lunes, marzo 16, 2009

COGOLLITO

"Tenía en el alma esa falta de agilidad que algunas personas tienen en el cuerpo" (Proust, a propósito de Swann enamorado).

***

Y, hablando de esta nueva traducción de En busca del tiempo perdido, a cargo de Carlos Manzano: es mejor que la casi agramatical versión que firmó Pedro Salinas, y de cuyos múltiples errores no me atrevo a acusarlo, porque, como es evidente por otros escritos suyos, era dueño de una prosa correcta y ágil... Pero echa uno de menos algunas ocurrencias de esa traducción: por ejemplo, la de llamar "cogollito" a lo que en esta otra llaman el "pequeño clan" de los Verdurin.

***

Siempre que cuento un chiste me paso luego tres días penando por ello. Y es que uno no aprende a resignarse a la carencia de determinadas habilidades sociales.

***

Gran Torino, la última película de Clint Eastwood, o cómo plantear un asunto perteneciente a la agenda de lo "políticamente correcto" con los recursos, guiños y maneras del cine más incorrecto: abogar por el necesario entendimiento entre razas con una historia que, cambiando algún que otro rasgo del protagonista, podría ser la entrega final de la serie de Harry el sucio... Que este trasunto del gran Harry Callahan se sacrifique en aras de un ideal que no acaba de entender, en vez de resolver el conflicto a tiros, no deja de ser un rasgo tan desconcertante como irónico. En eso, el personaje recuerda vagamente al Ethan de Centauros del desierto (y también, me dice M.A., al protagonista de Yakuza, igualmente acuciado por la necesidad de redención)... Pero ya tengo ganas de oír lo que dicen quienes han terminado mal tragando a este abanderado del clasicismo por mor de sus películas aparentemente mejor intencionadas (la impecable El sustituto, por ejemplo) y ahora deben digerir esta historia tan incalificable como emocionante.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Con desfachatez o con otra cosa, urge que introduzcas la corrección pertinente, porque Jaime y Soledad Salinas no han firmado una traducción de Proust, jamás.
A la hora de acusar, procuremos que el acusado responda a lo que ha hecho, sea bien, mal o regular.

José Manuel Benítez Ariza dijo...

Tienes razón: fue Pedro Salinas (¿pero fue realmente él, con todos esos futuros de indicativo calcados del francés donde en español correspondían presentes de subjuntivo?

Corrijo la entrada. Jaime y Soledad Salinas son solamente, imagino, los titulares de los derechos.

Y lo que sí ruego es que, para cualquier motivo de debate que pueda surgir en este cuaderno, las intervenciones vengan firmadas.

Tomás Rodríguez Reyes dijo...

También abundan los laísmos, en l traducción de Pedro Salinas.

El Viejo Fettes dijo...

En esta historia, es todo tan fantástico y a la vez tan real, que he podido aplicar la palabra "cogollito" a algún que otro grupo de mi círculo en la vida real.

Tobillero dijo...

Si no fuera por algunos subjetivos y la cámara al hombro "Gran Torino" es una historia "Fordiana". Nunca mejor dicho.