miércoles, marzo 25, 2009

GAFAS


Foto de A.N. por Daniel Mordzinski

Lo pensé la última vez que coincidí con él, hace un par de semanas, y lo pienso ahora, al saber que le han dado un importante premio de novela: no hay escrito de Andrés Neuman (como los poemas que leyó en la ocasión a la que me refería antes) que no esté tocado del don de la gracia, o del encanto, o de la felicidad, o como queramos llamarlo. En eso (y tal vez por influencia de su filiación granadina) me recuerda a Lorca, tal como lo evocan quienes lo trataron: juvenil e insólitamente maduro; inteligente y dueño, a la vez, de una simpatía y un encanto personal que parece aligerarle a la inteligencia su carga de gravedad; en la moda y ligeramente fuera de ella... Por eso me alegro de que le vaya tan bien, de que sus dones sean apreciados, de que su talento luzca. Enhorabuena.

***

Y como si algunos sucesos recientes despertaran en la mente una cierta capacidad de encontrarles eco en cualquier circunstancia, por desconectada que parezca de esos sucesos, levanto hoy la vista de mi lectura, en una de las paradas del autobús, y veo el revuelo que se ha formado alrededor de una mujer atropellada... Estoy todavía bajo el influjo de la desgraciada noticia de ayer, y este nuevo suceso no hace sino acentuar la impresión de que, en ciertas rachas, es como si el pesimismo, la impresión de la propia fragilidad y la constatación de que estamos sujetos a un acontecer caprichoso y arbitrario se acentuaran desmedidamente. Ya casi en vísperas de abril, el mes más cruel.

***

Y ese iluso que ha puesto un cartel en una farola: "Gafas perdidas. Se recompensará con 20 euros"; como si hubiese visto demasiadas películas americanas, de ésas en las que los niños reparten periódicos antes de ir al colegio y luego le arreglan el jardín al vecino, a cambio de unos dólares. Ese otro espejismo conmovedor de creerse en una sociedad tan bien trabada.



3 comentarios:

José Miguel Ridao dijo...

Discrepo del comentario de las gafas perdidas, porque es más bien un señuelo al que acudirá el que las halle, dispuesto a ganar 20 euros. ¿Para qué querría unas gafas usadas? Si hubiera puesto, por ejemplo, "Gafas perdidas de un museo, usadas por Unamuno", sería distinto... o no, seguramente muchos chavales no saben quién es Unamuno, y se habrían conformado con los 20 euros. Un saludo matutino.

Apostillas literarias dijo...

El premio de novela al escritor argentino es internacional, no nacional. Y concuerdo contigo: muy merecido.

José Manuel Benítez Ariza dijo...

Tacho lo de "nacional". Gracias por la corrección.

Y tiene gracia eso de las gafas de Unamuno.