miércoles, marzo 04, 2009

LA NOVELA DE K.

La errata salta donde menos se la espera: "Girar en el sentido de la fecha" (por flecha, supongo), leo en el mando de apertura de la salida de emergencia del autobús. Y uno, que en cuestión de fechas suele ir siempre un poco a contramano, siente que el aviso va por él.

***

K. ha saltado a la mesa todavía sin quitar -acabo de levantarme de la siesta- y se ha llevado consigo una tira de piel de pez espada con un buen trozo de carne pegada a la misma -C. aprovecha muy mal el pescado-. Consigo arrebatarle la presa antes de que salga con ella de la cocina y lo ponga todo perdido. Lo hago con pena: este momento de quitar la mesa es el único de genuina emoción en su vida de gata hogareña, y estas presas arrebatadas deben de resultarle mil veces más sabrosas que el pienso que tiene siempre a mano.

***

Y, hablando de robos: de la biblioteca escolar de la que me ocupo han desparecido tres películas: Alatriste, Troya y King Kong. Paso toda la mañana disgustado por el incidente. Del que sólo me alivia, un tanto malévolamente, la idea de que este juvenil ladrón (que, entre otros títulos, ha desechado Matar a un ruiseñor o Capitanes intrépidos, imagino que por antiguas) no sabe que el King Kong que ha robado no es el reciente de Peter Jackson, sino el primero, en blanco y negro, de 1933.

***

Voy leyendo el primer tomo de A la búsqueda del tiempo perdido. Y este hombre que se sienta a mi lado saca de su cartera, como para no ser menos, las Tragedias de Sófocles, en la edición de Gredos, y empieza a leer Edipo Rey... El autobús viene cargadito hoy. Y no sólo sólo por la cantidad de gente que trae.

***

No, amigo López, no crea que va a ser tan complicado gobernar el País Vasco, desmontando la trama de clientelismos e intereses creados de la que ha vivido el nacionalismo durante treinta años. Más difícil lo veo por aquí abajo. ¡Ay de a quien le toque gobernar en Andalucía cuando los socialistas pierdan las elecciones!

***

¿Y si ponerle al segundo tomo de este diario La novela de K.?

2 comentarios:

José Miguel Ridao dijo...

Coincido contigo, igual de difícil para López que para el Mesías esperado. Me temo que aún no ha nacido, pero quién sabe, quizás en un remoto pueblecito serrano, en una covacha perdida en la Andalucía más profunda...

loganfugado dijo...

¿Perderán alguna vez? Porque será eso, perder.