martes, abril 07, 2009

DECISIONES

"Siempre adoptamos decisiones definitivas por un estado de ánimo que no está destinado a durar" (el narrador, en A la sombra de las muchachas en flor)... Supongo que esta peculiar manera de administrar los asuntos propios es la que me ha llevado a las importantes decisiones respecto a mi vida laboral tomadas la semana pasada, y que, de llevarse a buen término, implicarán grandes cambios en mi rutina diaria y en mi modo de administrar mi tiempo. Aunque la verdad es que ese "estado de ánimo que no está destinado a durar", en mi caso, ya duraba demasiado.

(Como se ve, desde hace semanas vivo en clave proustiana; y lo curioso es la facilidad con que la realidad se pliega a esos dictados puramente mentales, inducidos por una lectura.)

5 comentarios:

Tomás Rodríguez Reyes dijo...

José Manuel, la lectura de Proust siempre lleva a un estado de ánimo distino: su prosa es hipnótica y dispone la realidad de otra manera: sus párrafos, sus ideas, las sensaciones. Es un acontecer de la memoria intuitiva lo que te ocurre, a lo mejor, esa que aperece sin más ni más.Un saludo.

EMILIO CALVO DE MORA dijo...

Yo siempre estoy alerta y advierto en la realidad pliegues o fisuras o matices que me hacen pensar en la literatura. La realidad es una especie de proyección contenida y razonada de lo que leemos. Leer condiciona vivir. Proust, en tu caso, estos días y la poesía de Pessoa, en el mío, ahora. Lo que dice Tomás es muy cierto: la lectura, de Proust o de Pessoa o de cualquiera, siempre lleva a un estado de ánimo distinto. No somos iguales: no debemos serlo, no está bien leer y que algo no quede dentro y luego (espontáneamente) surja y contamine lo que la realidad nos impone. Y me ha gustado mucho tu post, claro.
ah, y enhorabuena por el libro. ¿ Se encuentra con facilidad? ¿Dónde?

José Miguel Ridao dijo...

Tiene razón el narrador en que esos estados de ánimo que nos hacen tomar decisiones no están destinados a durar, pero si se trata del estado de ánimo más frecuente, la decisión es acertada: la mayor parte del tiempo estaremos satisfechos con ella... o así lo veo yo.

José Manuel Benítez Ariza dijo...

Estoy encantado con estos comentarios tan en sintonía con mi percepción. Muchas gracias a los tres.

Emilio: el libro puede comprarse por Internet (pincha, por ejemplo, en la imagen de la portada que tengo en el blog, a la derecha) o pedirse a cualquier librería. La editorial Paréntesis pertenece al grupo MAD, que tiene una amplia red de distribución, porque editan sobre todo manuales y temarios de oposiciones, y tienen sus "puntos de venta" en todas las ciudades importantes. Pero, ya digo, cualquier librero puede hacer el pedido.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Estoy de acuerdo con los aloguistas, Proust es Proust, y nos hace a todos (en mayor o menor medida)un poco Proust.

Y es definible,real e inevitable.

Un fuerte abrazo a todos.