miércoles, abril 15, 2009

PARECEN VIEJOS

¿Tendría Godard en cuenta la opinión que le merece a Proust "la enojosa expresión vivir su vida", que el escritor pone en boca de una muchacha descocada, cuando la eligió como título de una de sus películas más características (en sus virtudes y defectos)? Si fuera así, y teniendo en cuenta que la protagonista de la misma muere asesinada (en la ficción), como culminación de su largo descenso a los infiernos del nihilismo contemporáneo, cabría considerar que la postura del cineasta a estos respectos es mucho más moralista (que no moral) que la del escritor; y que, comparados estos dos juicios sobre la juventud contemporánea, el de Proust es mucho más complejo y objetivo, aunque no sea más que porque cuanto parece afirmar aparece matizado por la ironía, ese don de la inteligencia del que Godard, a mi modesto entender, ha andado siempre bastante escaso.

***

La parte más acogedora de una librería es la trastienda. Tal vez porque, en el desaliño habitual en esas dependencias, todos los libros parecen viejos.

***

Y, hablando de librerías de viejo, me encantaron las dos que salen en Una guerra feliz (Keep the Aspidistra Flying / A Merry War), la sorprendente película de Robert Bierman sobre las vicisitudes de un poeta en ciernes que decide abandonar su empleo en publicidad para dedicarse a la poesía; y que, como no es, según sus propias palabras, " ni comunista, ni homosexual", ni tampoco ha estudiado en Oxford, no tiene ninguno de los rasgos necesarios para triunfar como poeta en los círculos literarios londinenses (magníficamente recreados en esta película) de los años treinta.


***

José Luis Piquero ha publicado este comentario sobre Vacaciones de invierno.



No hay comentarios: