martes, mayo 19, 2009

ROZAR EL LOMO

Leo las necrológicas que le andan haciendo a Benedetti y me digo: ¿cómo puedo haberme pasado tantos años ciego y sordo ante un escritor que, al decir de todos, fue tan grande? Su poesía me llegó en forma de póster, en una época en la que yo ya empezaba a desconfiar de todo lo que venía en ese formato, y poco a poco iba despojando las paredes de mi cuarto de algunos de los que me habían acompañado durante la adolescencia, como el del Che. Su novela La tregua se me cayó de las manos, en un tiempo en el que me entusiasmaban otros productos más vistosos de la nueva narrativa hispanoamericana: Borges y Cortázar, sobre todo. Serrat, con el disco que le dedicó, terminó de quitarme las ganas de abordarlo seriamente alguna vez. Naturalmente, no pretendo convertir mis muchos desencuentros con este escritor en vara de medir sus posibles méritos, que a lo mejor los tiene. Ésta ha sido mi experiencia con él. Eso es todo.

***

Mis deslumbramientos fueron otros: el modernismo, el simbolismo francés, Cavafis, Gil de Biedma, Cernuda, el romanticismo inglés, Eliot... Cada uno tuvo su momento y entre todos han forjado el paladar, bueno o malo, que pueda yo tener para la poesía. A lo mejor esto del gusto es pura cuestión de azar, no sé.

***

La gata K. no sabe de estas cosas. Pero hay libros, ay, que ni siquiera le valen para rozar el lomo con ellos.

7 comentarios:

Antonio Ruiz Bonilla. dijo...

¡Cómo para llevarte la contraria! después de leer tu curriculum. Pero, al menos, compartimos a Cernuda.
Un saludo

Olga B. dijo...

Yo creo que el gusto tiene algo que ver con el azar, con los encuentros y desencuentros de nuestra vida. Siempre espero que el mejor poeta esté por descubrir. Comparto muchos de los nombres que has citado, y cada uno fue importante, pero también Benedetti. Sin conocerle mucho, recuerdo la lectura de "Táctica y estrategia" como uno de los momentos de emoción más limpia de mis lecturas juveniles.
Descanse en paz.

EMILIO CALVO DE MORA dijo...

Aparte deslumbramientos, coincidencias y divergencias, me parece que coincido contigo (sobre todo) en no confiar en el lenguaje que esgrimen los posters, las grandes cartelerías donde alguien pretende que veamos lo grande que es Benedetti o contemplemos como Dios manda la cara juguetona de Marilyn Monroe sin haber visto una sola película suya. En otro orden de cosas, coincidimos en nuestros blogs en K. Yo tengo a K. deambulando siempre por mis escritos. Hace tiempo que lo inventé y me es particularmente útil para perderme y también para encontrarme. Tú, a lo leído, tienes a K. en forma de gata. O es gato. En todo caso, lo mejor (lo mejor de verdad) es leernos. K. de por medio o Benedetti o el culo de Marilyn Monroe. Da lo mismo. O no. ABrazos.

Máster en Nubes dijo...

Con permiso y si se puede. Te leo desde hace meses, hoy es el primer día que comento y llamo a la puerta antes por si molesto.

Es que me pasa como a ti con Benedetti. Pensaba que era yo rara y no me atrevía. Cuando te leí esta entrada me dije, "hombre, pues a lo mejor no soy un perro verde".

No digo que esté mal, simplemente un poco excesivo quizás más por su alrededor que por él mismo.

Me gustan algunas cosas (recuerdo como Olga lo de táctica y estrategia, momento vital personal), pero me repele el póster y la frase "lema" en que ha derivado.

En cualquier caso, supongo que a veces la "buena" crítica y los fans a veces acaban por fastidiar hasta lo bueno y descolocarlo. Benedetti no tenía la culpa.

Gracias.
Aurora

José Manuel Benítez Ariza dijo...

Antonio, con currículum y todo se me puede llevar la contraria, por supuesto. Bienvenido.

Supongo, Olga, que en algún momento de mi adolescencia yo también me pude haber emocionado con "Táctica y estrategia" y otros poemas similares. Quizá me llegaron tarde. Pero estas cosas, como ya digo, deben mucho al azar. A un azar dirigido, claro, porque tampoco debe de ser del todo casual que yo me haya inclinado hacia cierto tipo de poetas que básicamente desconfían de la poesía... Y puede hacerse gran poesía, aunque parezca contradictorio, desde esa desconfianza.

Emilio, había visto a tu K. y había constatado esas coincidencias, de las que me alegro. Mi K. es gata, y la letra no es sino la inicial de su nombre.

Bienvenida también, Aurora. Coincido contigo: los "alrededores" de un poeta acaban determinando muchas veces nuestro juicio sobre él.

Mery dijo...

Yo creo que la Literatura, como la Música, es cuestión de ánimo casi siempre y que cada autor puede tener su momento. Algunos no lo tienen nunca, por cierto.
A mí me ocurre con Milan Kundera, lo mire por donde lo mire, se me antoja que nos toma el pelo a los lectores.Si yo tuviera gata, seguro que daría un buen zarpazo a alguno de sus libros.

En cuanto a Benedetti, he de decir que me gusta, me gustó mas hace tiempo, pero veo en él un algo de "poeta demasiado evidente" (no sé si me explico con esta expresión).
Un abrazo

José Manuel Benítez Ariza dijo...

Coincido contigo, Mery, en lo de "poeta demasiado evidente"; sé que no quieres decir que un poeta tenga que ser oscuro, sino que no se le note demasiado el afán por "poetizar", por el mero decir cosas bonitas y, en este caso, muy halagadoras para según qué lectores.