martes, junio 23, 2009

HERMÈTICS

Els poetes hermètics tenen por, dice Joan Margarit en uno de los poemas de su último libro. Y suena más contundente aún en el castellano del propio autor: "Hay tanto miedo en un poeta hermético".

8 comentarios:

Tomás Rodríguez Reyes dijo...

Por ser claro no se es mejor poeta; por ser calro, tampoco, decía Alberti. Y cada vez desconfío de auqellos que hablan de claridad frente al hermetismo. ¿Qué es ests cuestión en la poesía? ¿No es más bien una cuestión de la lengua? Un saludo, Tomás.

José Manuel Benítez Ariza dijo...

No creo, Tomás, que el verso de Margarit (de Misteriosamente feliz, cuya lectura recomiendo) se refiera a la calidad poética. Su poema alude a una lectura de Paul Celan, y a lo que parece apuntar es a una... insuficiencia. Teniendo en cuenta el camino confesional que la poesía del propio Margarit ha seguido en los últimos años, se entiende qué es lo que echa en falta en esos poetas "herméticos". Pero no lo entiendo como una declaración literaria de principios, sino como una apreciación meramente personal, que a mí me ha gustado por su inusual explicitud, ya que estas cosas normalmente se argumentan por caminos más retorcidos.
Un abrazo.

Luis Spencer dijo...

Estimado Juan Manuel, ¿qué insuficiencia y de quién ?.

Un cordial saludo

José Manuel Benítez Ariza dijo...

Supongo (y estoy interpretando el poema de Margarit) que de la poesía de Celan y, en general, de toda poesía que ignore el pormenor existencial, al modo de la del propio Margarit... Pero insisto en que no hago sino citar una formulación poética que me ha llamado la atención por lo precisa, y no ponerme de parte de nadie en una polémica literaria (tampoco creo que sea intención de Margarit iniciar ninguna). Mis gustos, en este aspecto, son bastante eclécticos.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Qué abundante el hermetismo y la poesía.

Aunque pienso como Tomás, es cuestión de "lenguas".

José Manuel Benítez Ariza dijo...

No entiendo muy bien eso de las lenguas, Javier. Ninguna es clara o hermética, a no ser por decisión de quien la usa. Pero me alegro que una simple cita ajena reúna aquí opiniones de varios habituales. Un saludo a todos.

Josep Maria Nogueras dijo...

En su último libro, "Noves cartes a un jove poeta" (lo siento, pero me desaparece la cursiva), y en alguna que otra entrevista, Margarit incide en el tema del hermetismo, partiendo de la concepción poética de Celan (“Los herméticos como Celan dan un contenedor vacío para que lo llenes tú. Eso no es un poema, es una perversión. En el contenedor debe haber sentimiento estudiado y pulido”, afirma en una entrevista en "El Periódico de Catalunya". Repito lo de la cursiva). Para Margarit, como para muchos otros autores y lectores de poesía, el “sentimiento estudiado y pulido”, reflejado con mayor o menor transparencia, debe formar parte del sustrato de lo poético, puesto que sin dicho elemento la creación poética deviene simplemente un juego (con continente pero sin contenido, es decir vacío) del lenguaje. Lo de vincular emoción a validez estética es sólo una opción personal, que, lógicamente, no tiene por qué compartir todo el mundo, aunque muchos sí lo hacemos. Además, la emoción por la emoción, el sentimiento por el sentimiento, sin una adecuada apuesta por el lenguaje, sin una correcta elaboración formal, también resulta un fracaso. Y es que, como tantas cosas en la vida, al menos para mí, la creación poética es también una cuestión de equilibrio...

José Manuel Benítez Ariza dijo...

No conocía esas reflexiones teóricas de Margarit, que explicitan lo que da a entender el poema que yo comentaba. Yo también suscribiría, en general, esas ideas, lo que no quiere decir que sea absolutamente insensible a poéticas distintas. Muy bien traído a cuento, Josep.