lunes, junio 08, 2009

OTRA FERIA







Hay quien lleva a su espalda una fantasía totalitaria (ésos que visten camisetas con siglas o consignas) , y hay quien, simplemente, se ha hecho trazar en ella el recorrido que deben seguir las miradas, como esos mapas que, de puro obvios, disuaden para siempre de emprender el viaje, o invitan a darlo ya por hecho.

***

Todos esos muñecos colgados de las tómbolas han sido previamente juzgados, y condenados, por un tribunal de niños.

***

Cuando una mujer se inclina a atarse un zapato posa, involuntariamente, para un cuadro de Dégas.

***

Acaso lo verdaderamente incitante de esos vasos grandes de los que beben varios, cada uno por su pajita, sea esperar a que se termine el contenido para, aspirando con fuerza, ver quién es capaz de absorber el pensamiento de los otros.

***
La luna de las ferias ya no se asusta de nada.

***

Y ese viento enloquecido de las ferias, al que, de puro desastrado, no dejan entrar en ninguna caseta, y tiene que conformarse con enredar los hilos de los globos.

2 comentarios:

FELIPE BENITEZ REYES dijo...

Querido JM, qué capacidad tan fina de percepción hay que tener para hacer buena literatura -con ecos ramonianos, además- de una feria, como esos sueltos tuyos, realmente bonitos y de fondo tan melancólico: el que observa.

José Manuel Benítez Ariza dijo...

"Lo que" son las ferias tienen esto, Felipe. Muchas gracias.