viernes, julio 03, 2009

PANTEÓN

Entre el ruido que lleva uno dentro y el que hay fuera, aquí no hay quien duerma.

***

Si me preguntaran qué cineasta me gustaría ser, no diría Eisenstein, ni Ford, ni Kurosawa, por lo mismo que, si me dieran a elegir un escritor en el que encarnarme, por discreción no elegiría a Dante, ni a Cervantes, ni (ahora que estoy en ello) a Proust. En lo primero, se me ocurre que no estaría mal conformarse con ser un Stanley Donen, pongo por caso. Haber hecho unos cuantos musicales, un par de películas personales (Dos en la carretera, Lío en Río) y algunos ejercicios de estilo, del tipo de
Charada o Arabesco... Y rematar la trayectoria de uno con una pieza tan sugerente y melancólica como Love Letters. Con eso bien puede uno retirarse satisfecho. Y sin que te pongan necesariamente en ningún panteón.

***

No me resisto a copiar esto, de La parte de Guermantes: "Los necios se imaginan que las grandes dimensiones de los fenómenos sociales son una ocasión excelente para profundizar más en el alma humana; deberían comprender, al contrario, que bajando a las profundidades de una individualidad es como tendrían la oportunidad de comprender dichos fenómenos". Cómo me alegro de que Proust esté en la buena tradición, y no en la otra (tan vigente, ay, en ámbitos como la pedagogía moderna o la política).

5 comentarios:

Javier de Navascués dijo...

De acuerdo, a mí me pasa igual. Un Stanley Donen, o un Julio R. Ribeyro si nos vamos a la literatura. Nada de grandes monstruos. Por lo demás, Dos en la carretera es una película extraordinaria. Es lo extraordinario en lo pequeño, lo rutinario, lo que es interesante (para mí, al menos).

José Manuel Benítez Ariza dijo...

Sí, yo también suscribo lo de Ribeyro.

El capador de Turleque dijo...

Hombre, "Cantando bajo la lluvia" esta en el mismo nivel de cualquier "Divina Comedia" cinematográfica. Donen me pareció un tipo feliz y estupendamente conservado para su edad. J.Ford era un hijo de puta borracho que se cagaba encima cuando se mamaba. Si, prefiero ser Donen.

José Manuel Benítez Ariza dijo...

Hombre, amigo de Turleque, tampoco hay que denigrar a Ford, que es un genio. Lo de Donen es una genialidad, digamos, más al alcance de la mano, menos monstruosa.

El Capador de Turleque dijo...

No, si lo que hago es alagarlo. Es un alago a su estilo, precisamente.