jueves, octubre 29, 2009

MAR ABIERTO

Entre los del solar frontero al cementerio hay un gato que se parece extraordinariamente a K. Sólo que es más grande, más esquiva, más sucia. Su reverso en la escala social de los gatos, por así decirlo. Algo así como ese doble golfo que todos quisiéramos tener, y que a lo mejor llevamos dentro.

***

Tiempo de vendaval otra vez. Noche mal dormida. Ánimo de vendaval.

***

Y ahora me dispongo a escribir mi reseña mensual. Ya sé del prestigio que goza la espontaneidad, la falta de ataduras y obligaciones a la hora de escribir. Pero uno tiene un natural perezoso; por eso ha hecho de la rutina su mejor aliado. Por eso alimento, como a una planta anémica, ese débil deseo de escribir "lo mío", lo que nadie me ha encargado, que sólo surge mientras tiro de remo en esta singular galera a la que me ato con rigurosa regularidad. Qué ganas entonces de atender a ese endecasílabo que te nace entre renglón y renglón de esforzada prosa periodística, de acabar ese cuento nacido de una frase desviada, de meterte de lleno en esa novela a medias que, comparada con este recinto de aguas estancadas en el que das vueltas sin parar, es puro mar abierto.

3 comentarios:

Kris Kelvin dijo...

Espero que su reseña le salga fetén. Está claro que la espontaneidad tiene sus riesgos... yo, como usted, desconfío de ella.

Un saludo

maile dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
maile dijo...

Los sentimientos no saben de literatura... aunque la aman. La palabra no sólo fue inventada para agradar... sino para expresar.
Déjate llevar por ese endecasilabo fugaz y, seguro, travieso. Termina ese cuento o, al menos, enriquécelo con un par de líneas más.
No es malo dejarse llevar de vez en cuando ( vamos... cuando quieras), al contrario... es lo único que la vida nos deja para ser nosotros... de verdad.
Y...yo tengo un gato que es tan golf@ como yo.