martes, enero 19, 2010

ESTABLE

Va uno perfilando lo que será la segunda entrega de la trilogía que empezó con Vacaciones de invierno. Cuánto se alegra uno de alcanzar ese momento en que la historia parece irreversible, en el que ya no hay que tomar decisiones cruciales sobre los personajes o sobre el argumento, porque uno y otros gozan ya de vida propia y avanzan por su propio impulso, sin que uno haga otra cosa que arrimar palabras. Estoy a punto de poner el punto final a lo que podríamos llamar la primera versión más o menos estable del texto, después de la inevitable fase de tanteos. Ahora queda reescribir, lo que sin duda es la parte más placentera de este trabajo. Si uno no tuviera la vanidad de poner alguna clase de empeño personal en el mismo, me conformaría con eso: pediría a otros que me dieran sus textos en bruto y me limitaría a reescribirlos. En realidad, es lo que hago, por ejemplo, cuando traduzco. Pero eso es otro cantar.

***

Una novela contiene siempre la promesa de la que sigue. Los poemas, en cambio, vienen solos. A veces, uno de ellos abre una racha afortunada, de la que salen cinco o seis. Pero de ninguno de ellos podría uno asegurar que no vaya a ser el último.

6 comentarios:

EMILIO CALVO DE MORA dijo...

Escribí una novela: malescribí. Se perdió luego en relatos. Alguno usé para mi libro Cuentos del astronauta zurdo. Poemas, en cambio, salen sin que haya un trabajo. O lo hay, pero se deja querer con otra fluidez, con otro apego. Escribir poemas, además, me da más felicidad que escribir prosa. Novelas, en fin, no son materia que yo sepa trabajar. Y conste (consta, tengo amigos que lo atestiguan) que lo he intentado. Saludos, my friend.

José Miguel Ridao dijo...

Es muy certera esa distinción entre novelas y poemas. La complejidad y la promesa de continuidad de las novelas se ve para mí compensada con la grandeza que se persigue en un poema.

Un abrazo.

José Manuel Benítez Ariza dijo...

Ambos tenéis razón. Los poemas a veces "salen", sin más -aunque no siempre, y a la dificultad que puede tener su escritura hay que añadir el tiempo indeterminado de maduración que exigen-.
Saludos.

RM dijo...

Muchas ganas de leerla, JM, y de ver en cuánto coincide con mi biopic de Téllez.

José Manuel Benítez Ariza dijo...

Lo mismo digo, R. Aunque supongo que nos moveremos en terrenos distintos, dada la diferencia de edad entre los respectivos protagonistas.

RM dijo...

1968-1978