viernes, enero 29, 2010

HEMOS LLEGADO LEJOS

"Hemos llegado lejos, / pues la ciudad profunda es la ciudad del tedio, / las indolentes palmas / y el polvo de arrabales y de trenes", leo en Extravío, de César Simón. Y me acuerdo de estas palabras de Gautier, de las que tanto se ha abusado: "Es imposible ser infeliz bajo las palmeras". Depende, como ponen de manifiesto los desolados versos del poeta valenciano. Y es que, en esto de la poesía, ninguna moneda tiene un valor de cambio absolutamente fijo.

***

O esto otro, del mismo, que tantos adoradores de lo oscuro deberían aplicarse: "Ofrece el sinsentido un sentido solemne". O viceversa.

***

Y esta mujer gorda, desarreglada, que pregunta en la agencia por el precio del billete de tren y la noche de hotel en Madrid, a donde quiere llevar a su hija a un concierto de, por lo que adivino, cierta estrella de la canción arrabalera... La empleada, con buen juicio, le busca un hotel muy barato, a la vera de la estación. No lo suficiente, al parecer, porque la clienta dice que ha de pensárselo. Me pregunto si su afortunada hija sabrá valorar el esfuerzo que se adivina tras este intento de complacerla. Y, sobre todo, si merecerá la pena.

2 comentarios:

José María Pérez Collados dijo...

El lunes compraré ese libro de César Simón. Me he visto hace años, perdido y lejos.
Pero quisiera comentar el tercer párrafo del post. Me ha recordado a la propietaria de la diminuta tienda de ultramarinos que había al lado del portal de la casa que habitaba en Zaragoza hace muchos años. Era una chica joven que aparentaba no serlo, desaliñada, gorda y maltratada por un marido con ojos crueles inyectados en sangre, papada y olor a alcohol. Frecuentaba la tienda, ocupándola toda con su gordura. La trataba mal, ya lo he dicho, pero durante un tiempo parece que hizo el propósito de enmendarse y mejorar la relación con su esposa. Decidieron ir al cine. Me lo contó ella un día que entré para comprar algo, le pregunté por la película que iban a ver. Me dijo que no recordaba el título, pero que ya tenía las entradas, que las había sacado en primera fila.

José Manuel Benítez Ariza dijo...

El libro es del 91. Lo digo porque a lo mejor tienes alguna dificultad para encontrarlo. Hay también una buena antología, más reciente, en Renacimiento: Una noche en vela.