lunes, marzo 22, 2010

PERCAS

Este amigo mío limpia el pilón en el que piensa soltar algunas percas. Han crecido en una pecera y están ya demasiado grandes, por lo que parece que saldrán ganando con el cambio. Lo veo retreparse en la pared del pilón y meter el brazo entero en el agua helada, para alcanzar el tapón del desagüe. Luego, mientras el agua corre, lo veo restregar con un escobón las paredes del depósito. Hay caprichos que dan mucho trabajo. La finalidad: ver un par de cosas vivas moverse libremente en la transparencia del agua, y alegrarse la vista con ello. Algo parecido, en fin, a lo que intentaba Des Esseintes cuando le dio por procurarse una tortuga que, al moverse sobre la alfombra, aportara a ésta una nota huidiza...

Hace frío. La mañana nublada no invita precisamente a mojarse los brazos ni a trastear con el agua. Qué desagradable se volvería todo este esfuerzo, en fin, si obedeciera a alguna finalidad práctica. Yo mismo he dedicado un par de horas de la mañana de este domingo a terminar algunos trabajos que tenía pendientes. No he empleado ni la mitad de energías que mi amigo. Y, sin embargo, estoy mucho más cansado.

No hay comentarios: