jueves, abril 15, 2010

TRILOBITES

(Oído en el trabajo) "¿Te enseño mi trilobites?". Y el hombre chusco que habita dentro de uno no puede evitar... eso, hacer una asociación de ideas bastante impropia, en fin, de las pretensiones que uno abriga respecto a sí mismo, incluso sobre los asuntos propensos a ser entendidos de forma chusca.

***

Y esta proposición, que me atrevería a tildar de indecente, y que me hace una compañera a la que presté hace unas semanas el DVD de Éxtasis, la película de Machaty que elevó a la fama a Hedy Lamarr: "¿Y si te pasamos un disco duro y nos grabas las películas que te parezca, y nosotros intentaremos imaginar cómo eres tú en función de esas películas?". No sé qué contestar. En caso de aceptar un reto así, ¿me esmeraría en quedar bien, grabando sólo películas de indiscutible calidad y prestigio? ¿O, por el contrario, me atrevería a incluir también las películas que veo por otros motivos? Y no me refiero sólo a mis cada vez menos frecuentes incursiones en los submundos de, pongamos, Jesús Franco, Russ Meyer y compañía, sino a cosas mucho más inocentes, pero de difícil comprensión por parte de extraños con quienes no se haya establecido antes una relación de complicidad. ¿Me seguirían creyendo un cinéfilo impecable si confesara que una de mis películas favoritas es Escrito en el viento, de Douglas Sirk? ¿O las gamberradas machistas que perpetraron Howard Hawks y John Ford en sus últimos tiempos, y de las que Hatari!, del primero, no es sino la más presentable (entre las otras estaría La taberna del irlandés, del segundo)? ¿O ese cine que sólo puede verse en horario de tarde, y preferentemente en un cine de los de antes, en medio de una chiquillería ruidosa? Corazones indomables, por ejemplo, también de Ford. Mejor sigue uno hablando de las joyas del cine mudo, por ejemplo. O se queda mudo uno también, que es el mejor modo de que no te descubran.

***

"Papá, ¿quién es Mondrian?", me pregunta C. Y pienso que no, que no hay derecho a que la infancia -e incluso la adolescencia- pasen tan rápido.

No hay comentarios: