lunes, mayo 03, 2010

LA SELVA DESNUDA

¿Qué clase de pasado hemos tenido
que ya ni somos rojos ni hemos muerto?

Traduzco estos versos del poema inicial de Epitaphs and occasions (1949) de Roy Fuller. Que, no sé por qué, me recuerdan el título y estribillo de aquella canción de Jethro Tull: Too old to rock and roll, too young to die. No hay generación que no sienta, en un momento dado, que se ha sobrevivido a sí misma, y que se ha dejado en el camino todo lo que en su día consideró esencial para reconocerse y diferenciarse. O lo que es lo mismo: no hay generación que no perciba que alcanzar la madurez es sumarse a una especie de mayoría moral desengañada, precisamente aquella contra la que se alzaron en su momento. Claro que el proceso tiene a veces sus complicaciones. ¿Y si uno viene de una generación que se quiso prematuramente escéptica y desengañada? ¿Cuál es la estación de llegada en este caso?

***

Primer día de playa. El espectáculo siempre renovado de la desnudez. Ahora, si acaso, más acusada que nunca, porque la piel ni siquiera ha adquirido aún ese tono dorado que, según las convenciones vigentes, es también un modo de cubrirla.

***

"Veo que no está vestida". "Tampoco estoy desnuda. Y, además, somos marido y mujer". He aquí la primera conversación que mantienen los protagonistas de Cuando ruge la marabunta (que en inglés, por cierto, se llama The Naked Jungle, la selva desnuda). En dos líneas quedan retratados los protagonistas: el rudo hacendado, preso de las convenciones y temeroso de las mujeres, y la aventurera que ha aceptado casarse con él por poderes. Ni desnudos ni vestidos, sino todo lo contrario. Depende del punto de vista y del contexto. Como en la playa de la que hablábamos antes.

1 comentario:

Anónimo dijo...

¿Y qué clase de presente tenemos y que futuro espera a juestros hijos ya ni somos rojos ni todavia hemos muerto?