martes, octubre 26, 2010

PEQUEÑO

No había leído uno como es debido Españoles de tres mundos, de Juan Ramón Jiménez. Y ahora que tengo ocasión de hacerlo, me hace gracia encontrarme, entre otras perlas, con la tan repetida definición de Neruda que legó el de Moguer a la posteridad: "un gran mal poeta". Sin embargo, yo no la veo tan malévola como dicen; porque, a la postre, parece que en esa formulación la palabra "gran" recibe más énfasis que el otro adjetivo. Hasta el propio Neruda, tan amigo de la desmesura, se habría sentido halagado. En eso el poeta de Moguer erró el tiro: Neruda es un poeta generalmente malo y, además, pequeño, porque refleja muy bien la pequeñez de todo un siglo, sus escandalosos reduccionismos, la absurda megalomanía de los actorzuelos que se repartieron los principales papeles de la centuria. Lo que no quiere decir que todo en él sea desdeñable, ni mucho menos.

***

¿Borges antes que Neruda? No, tampoco. Vallejo, puede. Aunque el gran drama de la poesía hispanoamericana del siglo XX es que ni siquiera en sus momentos más brillantes igualó los grandes logros del Modernismo.

***

Aquí tampoco: Machado, Unamuno, el propio Juan Ramón... ¿Quién los iguala?

6 comentarios:

Enrique Baltanás dijo...

yo esa frase la recordaba como "gran poeta malo", pero hace tiempo que leí ese libro, o que JRJ diera esa variante en algún otro texto...

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Puede que Vallejo.
¡Qué fácil y qué complicado!
Saludos.

José Manuel Benítez Ariza dijo...

La cita es literal, Enrique. Y me alegro del voto a favor de Vallejo, Javier. Saludos.

marinero dijo...

Disiento. Reconociendo -cómo no- la grandeza de Vallejo, Borges, para mí, le es superior. Y Cernuda o Lorca tienen poco que envidiar a sus tres grandes predecesores.

José Luis Piquero dijo...

Me parece que tus palabras sobre Neruda (que comparto) se le pueden adjudicar perfectamente a JRJ, un poeta sobrevalorado, quizá el poeta más sobrevalorado de nuestra literatura (y quizá no pueda salir a la calle después de decir esto, puesto que vivo en Huelva). No me gustan las quinielas pero me quedaría con los nombres que algunos han apuntado: Borges, Cernuda y Lorca, los tres grandes, sin duda. Eva Vaz añade resueltamente a Vallejo. Bueno... Salvo cuando disparata.
Un abrazo.

José Manuel Benítez Ariza dijo...

Todo es cuestión de gustos, José Luis, incluidas mis opiniones. Yo creo que todos los mencionados son valiosos, cada uno a su manera. Por "grandeza", naturalmente, queremos decir otra cosa. Una poesía más generosa, más abarcadora de realidades grandes y pequeñas. Eso no quiere decir que nos conformemos con frecuentar únicamente a los poetas de esta clase. A veces un buen orfebre de la palabra nos resulta más necesario que un poeta dotado de una gran cosmovisión, pongo por caso. O un poeta ensimismado nos dice más sobre determinada faceta de nosotros mismos que otro de miras más amplias. Pero eso no debe significar tampoco que desdeñemos a quienes abarcan más o miran más lejos. Un fuerte abrazo.