lunes, junio 27, 2011

EL DIABLO Y EL NOVELISTA



"Hazme vivir en mi novela", pidió el novelista al Diablo. Y éste le hizo retroceder al pasado, propició encuentros con sus personajes e incluso le deparó fructíferas confidencias de éstos. "Hazme volver al presente", le dijo el novelista. "Nada de esto me sirve". Pero el Diablo no admite reclamaciones. Y, sobre todo, jamás regatea el precio.


***


Era un diarista tan veraz que nunca anotaba nada que realmente le importara.


***


"Os veo a todos igual que hace veinticinco años. En cambio yo...". Por una vez, tuve el reflejo de no devolver el cumplido. Porque decirle que hace veinticinco años era ya lo que hoy no hubiera estado nada bien, creo.

No hay comentarios: