martes, julio 05, 2011

IGNORANCIAS



Como aún no me han sido presentados, ignoro el nombre de estos pájaros que se han avecindado en las inmediaciones de mi balcón. Cantar, lo que se dice cantar, no es lo suyo: más bien se embarcan en largas parrafadas, que rematan en una especie de pedorreta, como políticos cínicos... Y lo más curioso es que esas charletas, como los discursos de los borrachos, cesan en cuanto sale el sol.


***


Estos otros tampoco cantan: tejen. Y se diría que la mañana está pintada -bordada, más bien- en la tela que han urdido.


***


De todas mis ignorancias, la que más siento es ésta: no saber los nombres de los pájaros.

12 comentarios:

Susan Urich dijo...

Y el problema es aún mayor cuando, sabiendo lo snombres, no puedes pronunciarlos.

Ellen Duthie dijo...

Yo tampoco he pasado de la clasificación que hice con unos cuatro o cinco años al preguntarme mi abuelo, un angloirlandés aficionado al avistamiento de aves, por la diversidad ornitológica que teníamos en Cádiz: palomas, gaviotas y pájaros marrones "normales". Ay.

José Manuel Benítez Ariza dijo...

Ahí está el quid de la cuestión: en los pájaros "normales", ay.

Y, Susan, ¿cuáles son esos pájaros de nombre impronunciable?

Anónimo dijo...

Pues yo, entre nuestros personajes públicos (iba a escribir "púbicos"; perdón), podría dar el nombre de unos cuantos pájaros. De cuenta.

Anibal dijo...

Como le compadezco, no es una ignorancia baladí, no.

GUIA DE AVES. LA GUIA DE CAMPO DE AVES DE ESPAÑA Y EUROPA MAS COMPLETA
Autor
MULLARNEY / SVENSON
Editorial
OMEGA EDICIONES

esta no está mal...

José Manuel Benítez Ariza dijo...

Tengo algunas guías de campo, amigo A., a las que debo no pocas aclaraciones. Pero he constatado que lo que uno verdaderamente sabe de estas cuestiones es lo que aprende sobre el terreno, acompañado de algún entendido. Y eso es justo lo que, en mi caso, echo en falta.

Anibal dijo...

Dese una vuelta por los alrededores de la M30 madrileña, el Manzanares es el mejor sitio para iniciarse en el conocimiento de aves marinas. Son especialmente llamativos los cormoranes secandose al sol sobre las farolas de la autovía, y las famosas gaviotas reidoras. Cualquier día nos encontramos con el albatros de Baudelaire perseguido por camioneros en el "Nudo super sur"

EMILIO CALVO DE MORA dijo...

En el vértigo encuentra su eco el pájaro

( Rafael Pérez Estrada )

Los nombres de los pájaros son en ocasiones más hermosos que los propios pájaros.
Tengo amigos que salen al campo y los miman y los fotografían y los filman, y luego hacen blogs o exposiciones en una salita municipal.
De los pájaros adoro la altura. Esa posibilidad de mirarlo todo con distancia.
Vemos las cosas al ras. No sabemos separarnos de lo observado: lo contaminamos. Los propios nombres de las cosas son instrumentos para descerrajar esa esclavitud física.
La botánica es mi asignatura pendiente. No la zanjaré. Seguiré sin saber cómo llamar a las flores o a los arbustos. No pido entender de botánica: lo que deseo es nombrarla, aprehenderla, fijarla, al nombrarla ya poseerla de algún modo, José Manuel.

José Manuel Benítez Ariza dijo...

De aves marinas sí se algo, y de su predilección por los vertederos y descampados. También las afamadas cigüeñas, ay, e incluso los flamencos.

En cuanto a lo de aprehender y nombrar... No sé. La teoría es hermosa -y está muy bien dicha en tu comentario, Emilio-, pero creo que su aplicación falla: ¿realmente "aprehende" uno una cosa simplemente por saber su nombre, y no por haberla visto y reconocido? Con la botánica, sobre todo: ¿cuántos nombres de plantas y flores sabemos por los libros? Pero las que efectivamente nombramos como cosa vivida son las que hemos visto y aprendido en nuestra propia experiencia. Y, viceversa: la experiencia sin palabras que permitan describirla tampoco sirve de mucho.

EMILIO CALVO DE MORA dijo...

El nombre trabado a lo vivido, mejor explicado, José Manuel.
Las cosas sentidas y nombradas en lo sentido.
Es cierto lo que dices: pienso en Eliot cuando decía aquello de tener la experiencia (la nomenclatura sentimental, digamos) pero no poseer el significado. No saber qué es, para lo qué sirve, qué historias acciona lo recordado, nombrado, como desees.
Un placer leerte siempre.

arati dijo...

De casualidad aterricé en estas bellas ilustraciones: http://commons.wikimedia.org/wiki/John_Gerrard_Keulemans y claro, pensé en ti.

Saludos

José Manuel Benítez Ariza dijo...

Gracias, Irati. Las utilizaré.