jueves, julio 14, 2011

PELOS DE GATO

Bette Davis en Más allá del bosque (Beyond the Forest) del grandísimo King Vidor. Qué malvada. Y qué ajustado el retrato que la película hace de la bella inadaptada, dispuesta a hacer cualquier cosa por salir del villorrio que la ahoga. Leo en alguna parte que este personaje tan desagradable (que incurre en todo lo reprobable: adulterio, asesinato, aborto, intento de suicidio) le costó a la Davis la popularidad, y fue el directo causante de que permaneciera en barbecho durante años, hasta que resucitó en Qué fue de Baby Jane... A estas malas-malísimas las vemos hoy con cierta condescendencia, e incluso nos hacen reír. Pero no estoy muy seguro de que sea sólo porque la grandilocuencia moralista de estas películas haya envejecido. En el fondo, somos más simples que el público de aquellos años. Hoy habríamos rechazado la película, no por mostrarnos los aspectos más desagradables de la realidad, e incluso por exhibir (e inducir) cierta fascinación ante ellos, sino por... políticamente incorrecta. En el fondo, la arpía que interpreta Davis no está demasiado lejos de otras que hemos visto y celebrado en el cine contemporáneo (y me acuerdo ahora de la que protagoniza ese prestigioso bodrio que se llamó Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto).  Pero pesaba sobre ella, ay, una tara con la que casi nadie ahora está dispuesto a transigir: era responsable de sus actos; y por ellos, y sólo por ellos, se le juzga. Aunque sus motivaciones, por complejas y oscuras, nos la hagan muy atractiva. 


***


Paso como sobre ascuas sobre las Suites de Lorca. No sé. El editor pondera mucho esta extensa colección, anterior a Canciones, que quedó inédita en su día y fue rescatada y publicada en su integridad en los años ochenta. Yo no acabo de encontrarle la gracia. Y no es que estos poemas carezcan de los aciertos que suelen caracterizar la poesía de Lorca. Pero aparecen éstos en medio de tiradas desganadas, forzadas, trufadas en muchos casos de quincalla cubista o surrealista, como si Lorca, antes de desarrollar el poderoso instinto que le llevó a usar magistralmente estos recursos en Poeta en Nueva York, estuviese jugando simplemente a ser moderno... Esta lectura me lleva a anticipar mi tesis sobre Lorca. Fue un gran poeta... truncado, le faltó ese supremo momento involutivo en el que el poeta maduro reconsidera y decanta sus logros. ¿Qué hubiéramos pensado de Cernuda si de él no conociéramos más que lo que escribió hasta el estallido de la Guerra Civil? Pues lo mismo. Pero no quiero adelantar conclusiones, porque queda mucha lectura y relectura por delante.


***


K. anda mudando su pelaje. Temo que los pelos de gato se me hayan pegado al paladar. De ahí, quizá, las objeciones precedentes.

4 comentarios:

Rafael dijo...

Sobre lo que comentas de Bette Davis, recuerdo que un conocido actor de un culebrón venezolano, que también interpretaba a un malo malísimo, contaba que estaba amenazado por ello, y que no podía pisar la calle por los insultos y ataques que sufría. Vamos, que mejor que le den a uno un papel de bueno.

Respecto a la reflexión sobre Lorca, totalmente de acuerdo.

Un saludo.

marinero dijo...

Yo, en cambio, no estoy de acuerdo con lo del "gran poeta truncado". Lo que nos dejó basta para considerarlo un gran poeta, sin más. Es un poeta de antología (¿y cuál no, hasta San Juan de la Cruz, el gran poeta de obra más breve que conozco?), es decir que no todo tiene el mismo valor. Y escribió mucho; sólo hay que pensar en el volumen de sus obras completas, y el tiempo que vivió. Pero es un grande; y en "Suites" hay cosas no sólo bellísimas, sino que sólo él podría haber escrito. ¿Adónde hubiera podido llegar si no lo matan? Quién sabe. Lo que importa, y lo que basta, es a donde llegó: es un gran poeta, uno de los más grandes poetas españoles del siglo XX, y a la altura -para mí- de los mayores del siglo en cualquier lengua.

Anibal dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anibal dijo...

Estoy deseando ver en que tono habla de alguno de sus amigos poetas y vivos.
Lo de "gran poeta truncado" me parece una opinión bastante anal, alejada de la asertividad que tanto persigue. Si lo que quiere es levantar el murmullo en el auditorio, mejor sáquese la picha.