jueves, septiembre 15, 2011

DESLEAL

"Mi padre afirmaba: 'Nunca hagas nada que no quisieras ver publicado en la portada del New York Times' ", dice Billie, la protagonista de Nacida ayer, la película de Cukor. Y se me ocurre que, viniendo de una ex-corista, la frase no sólo es una apelación a una añorada rectitud, como parece dar a entender una primera lectura, sino también una cínica declaración exhibicionista. O ni una cosa ni otra, si adoptamos una posición más benevolente: podría ser un excelente lema, por ejemplo, para una vida contada en un diario como éste.


***


Al desmantelamiento de las instalaciones playeras se une, en estos desolados paseos matinales míos, la constatación del progresivo oscurecimiento de la hora. Es como si las mismas brigadas que andan retirando chiringuitos y hamacas hubieran hecho algún intento, no del todo fracasado, de desmantelar el sol.


***


Envío la novela al editor. No, no es cierto que los libros sean como hijos. Si lo fueran, no tendría uno valor para empujarlos a una dura existencia fuera de casa. Si uno estuviera verdaderamente exento de vanidad, guardaría los mecanoscritos pulcramente revisados en un baúl, y sólo dos o tres personas queridas sabrían de esta particular chifladura de uno, que respetarían, igual que se respeta la del coleccionista de sellos o la del criador de palomas. Porque pretender reconocimiento público a cambio es tan absurdo, se me antoja, como que un colombófilo pretendiera que le dieran la gran cruz al mérito civil, pongo por caso.


***

La tendinitis me impide levantar el brazo derecho. No hay mal que por bien no venga. En la Alemania nazi, hubiera pasado por desleal. 

8 comentarios:

Anónimo dijo...

La vanidad bien entendida empieza por uno mismo. Ego sano, publicación sana. Y a buen lector pocos libros no bastan. Es broma, es broma. Disfrute usté su publicación y su reconocimiento, hombre. Le deseamos mucho éxito con el nuevo retoño que se acaba de emancipar.

Emilio Calvo de Mora dijo...

No tiene usted, amigo, a lo leído, tendinitis creativa.

José Manuel Benítez Ariza dijo...

Gracias, Emilio. Pero lo que sí está claro es que mi tendinitis tiene un origen literario: haber escrito tres novelas seguidas. Un abrazo.

Anibal dijo...

Siempre puede usted sacar el brazo de la manga de la guerrera y doblársela sujetándola con una medalla de sufrimientos por la patria con cinta azul y aspa roja.
Deseando leer su libro, le deseo todas las suertes.

Anibal dijo...

Perdón, suertes favorables, claro.

José Manuel Benítez Ariza dijo...

Muchas gracias.

El Capador de Turleque dijo...

¿Seguro que hubiera sido un "bien" pasar por desleal en la Alemania Nazi?

José Manuel Benítez Ariza dijo...

Un bien moral, se entiende.