jueves, noviembre 03, 2011

DE VITA BEATA



Dejar de leer periódicos, de escuchar la radio, de ver los telediarios. Hoy por hoy, quién lo diría, me parece una postura absolutamente razonable. El juego al que anda sometido el ciudadano impresionable ha quedado ya más que al descubierto: hoy una de cal, mañana otra de arena. Hoy se anuncian grandes catástrofes y mañana las soluciones milagrosas a las que han llegado los políticos tras un almuerzo... Mientras tanto, la ciudadanía va renunciando a exigencias que antes parecían irrenunciables, va quedando cada vez más inerme. De ahí lo que decía antes: renunciar a ser sujeto pasivo de esa especie de lavado de cerebro global. No leer, /  no sufrir, no escribir, no pagar cuentas... Lo dicho.


***


La fuerza de un temporal. Eso sí que es un argumento.


***


Y el amor desinteresado al trabajo bien hecho. Como estas notas que me manda mi amiga la traductora Elena Gallo Krahe, de una conferencia sobre Lewis Carroll que anda preparando para mis alumnos. Hay más esfuerzo detrás de estas atinadas observaciones que el que habitualmente cualquier ganapán de la literatura dedica a cualquier ejercicio de mero lucimiento. Y van destinadas a unas pocas decenas de adolescentes, a quienes aprovecharán o no, porque, en este oficio y aledaños, se siembra un poco al tuntún. Como hace el viento (con grandes resultados, todo hay que decirlo).

3 comentarios:

El Capador de Turleque dijo...

"Matar al mensajero" tiene mala prensa. Pero es lógico, la prensa en este caso es juez y parte. Yo estoy convencido de que si se instaurara esta bella costumbre se producirían menos noticias malas. Yo ya he retirado mi crédito a políticos, banqueros y por supuesto a sus mensajeros. Lo mismo que ellos han hecho antes con nosotros. Me reservo el derecho a "matarlos" (comillas por imperativo legal).
Excelentísima entrada, Sr. Benitez.

Saludo cordial.

Ciudadano Impresionable dijo...

Kant dijo que "Hume me despertó de mi sueño dogmático". Pues a mí su entrada me ha desperado definitivamente de mi "sueño de ciudadano impresionable", gracias por esta iluminación, señor Benítez Ariza.

José Manuel Benítez Ariza dijo...

Me alegro de que les haya gustado la entrada. La verdad es que de ese sueño estamos despertando todos. Un saludo.