miércoles, enero 18, 2012

CHESTERTONIANO

La espera del autobús ha durado lo que se tarda en leer quince páginas de Chesterton.


***


"El poeta puede ser un hipócrita en su metafísica, pero jamás en su prosodia". Brillante, desde luego. Y, además, por lo que se me alcanza, verdadero. Pero ¿qué quiere decir exactamente?


***


Y esta amiga que se me acerca en la parada y, al ver lo que estoy leyendo, declara también su entusiasmo por el escritor inglés. Pero, ¿quién que tenga alguna noción de Chesterton no se declarará chestertoniano, incluso contra toda evidencia?


***


La que sí ha leído a Chesterton, y con aprovechamiento, es mi gata.


***


Contra lo que parece, un sofista católico no es un oxímoron, sino una  definición bastante ajustada a su objeto. 


***


El filósofo que más debieran odiar los católicos no es Marx, ni Nietszche, ni Voltaire, sino... Platón. De haber vivido en la era cristiana, hubiera sido un antagonista invencible en cualquier polémica teológica. (Y no sé por qué se me ocurre esto a propósito de Chesterton: quizá por el odio que Platón profesaba a los sofistas.) 


***


¿Chesterton en estos tiempos? Le habrían ofrecido ser conductor o comentarista de algún programa de telerrealidad (como hicieron sucesivamente, creo, con Gustavo Bueno y Amando de Miguel, o viceversa). Y no estoy muy seguro de que no hubiera aceptado.


***


Un privilegio, y una suerte: leer a Chesterton antes de cumplir los veinte. Después irrita un poco, no sé por qué.


***


Se había embriagado de Chesterton: hablaba en paradojas.


***


En el fondo, Chesterton no es más que... periodismo. Del bueno, eso sí.

No hay comentarios: