jueves, enero 12, 2012

DISTRACCIONES

Poemas como "Winter Trees" (´"Arboles de invierno") y "Sheep in Fog" ("Ovejas en la niebla") representan la culminación del arte de Sylvia Plath; y, si se quiere, la culminación del programa que se propuso la poesía norteamericana del siglo XX, según quedó éste enunciado por la entusiasta caterva imaginista: acuñar poemas que aunasen la inmediatez visual y el complejo emocional asociado a esa imagen. En ese sentido, de haber perseverado esta poeta en esa dirección, habría llegado a representar, respecto a la vanguardia norteamericana, lo que Federico García Lorca fue para el surrealismo europeo: un poeta verdaderamente dotado, original, capaz de extraer todo su potencial al nuevo campo abierto. Sabido es que la poesía de Plath frecuentemente se decantó por otros derroteros, a los que debe su actual popularidad (que la poeta no llegó a disfrutar en vida) y su capacidad polémica. Pero eso no resta mérito, en absoluto, a la evidencia de que llegó a tocar, en contados poemas, la meta expresiva con la que habían soñado los poetas norteamericanos de las dos generaciones precedentes.


Lo curioso de estos dos poemas -a los que podríamos sumar algún otro, como los dos dedicados a las amapolas ("Poppies in July", "Poppies in October") es que su dependencia respecto a determinados recursos expresivos de la lengua inglesa es tal que resultan prácticamente intraducibles. Porque a ver cómo transmite uno este verso -el primero de "Winter Trees"- con idéntica concentración expresiva:


The wet dawn inks are doing their blue dissolve


Lo máximo a lo que puedo llegar es a este versículo dual, compuesto de dos endecasílabos:


Las tintas frescas del amanecer están obrando su fundido azul.


Pero aquí se pierde el otro sentido de "dissolve", desleír, que tan bien casa con la cualidad líquida de las tintas que operan el fenómeno descrito. 


Más complicado es rendir el significado del primer verso de "Sheep in Fog":


The hills step off into whiteness.


que quizá podríamos arriesgarnos a traducir así, haciendo uso de nuevo de un versículo dual -eneasílabo y heptasílabo-:


Un paso más y las colinas se pierden en lo blanco.


Más o menos.


(En esto he venido distrayendo el trayecto de autobús de hoy.)

1 comentario:

Usoz dijo...

Siento disentir contigo y asentir con A. Espada en este caso. No se discute aquí la calidad como escritor de Chaves, sino si fue testigo de estos hechos, pues un periodista no debe inventar o componer una crónica como si hubiera estado allí. La cuestión de si volvió o no volvió a Madrid tiene su importancia y su interés, pues cambiaría en cierto modo el significado del texto.