viernes, febrero 10, 2012

OPTIMISTA



Ondas electromagnéticas, corriente eléctrica, calor. Como agradece la carne dolorida estas aparentes torturas. También, la mano que masajea y acaricia. Esta sensualidad del cuerpo averiado.


***


Mientras tanto, Baroja. Mientras la corriente eléctrica me cosquillea el tendón lastimado, leo la página que dedica a las mujeres mundanas de San Sebastián. Aquí el habitualmente lúcido escritor vasco se muestra confundido, como podría estarlo cualquiera de nosotros ante el espectáculo siempre fascinante de la belleza femenina en exhibición. Y las preguntas que se hace son las que se haría cualquiera ante la evidencia de que esa exhibición no va dirigida a nosotros, ni espera otra reacción por nuestra parte que la simple admiración callada y distante. Quejarse es vano. Y, mucho menos, moralizar."Debajo del español aparece siempre el cura", dice Baroja, como precaviéndose. Pero ¿no es ésta una apreciación de cura de pueblo: Lo que indudablemente es absurdo es ver muchachas que se pintan y muestran sus atractivos (...) con el objeto de casarse y ser después presidentas de una asociación piadosa


***


Claro que, quien esté libre de pecado, que tire la primera piedra. Esta mañana mismo no pude evitar reírme ante los comentarios machistas que cierto periodista radiofónico hizo respecto a la "puesta a punto" que una destacada dirigente política entrada en años, y ahora desplazada del poder, ha dedicado a su persona, con espectaculares resultados. M.A, me afea mi actitud. Y tiene razón. ¿Qué daño le hace esa mujer a nadie por ponerse guapa? Le digo que no todo el mundo, cuando pierde su empleo, tiene recursos y ganas para someterse a un tratamiento de belleza. Pero ahora soy yo mismo quien me avergüenzo de mis propias palabras. Tan mayorcito y todavía jugando a la demagogia.


***


Al filo ya de los cincuenta. In mezzo del camin... Qué optimista. 

3 comentarios:

Olga Bernad dijo...

Me parece tierna la confusión de Baroja (qué extraño pensar en él con ternura aunque, al final, quizá sea injusta esta apreciacion mia -la del paréntesis-)
Espectacular la puesta a punto de la dama, las cosas como son. Hasta para operarse ha sido especial, pues no parece una operada de las hechas en serie. Parece simplemente más joven y guapa, lo que todas las operadas deberían parecer (supongo).
Y creo que estás en una edad estupenda para los caballeros pero, mira, con lo que me quedo de esta entrada es con la corriente electromagnética, el calor y el masaje acariciante sobre el cuerpo averiado. Me parece un buen plan (me preocupa esta conclusión). A ser posible por una avería anecdótica, pero con un gran tratamiento;-)

Elena dijo...

"In mezzo del camin" se encuentra el punto álgido. Otra entrada estupenda, José Manuel, de las que provocan la sonrisa.

Sara dijo...

Como nadadora, deduzco con cierta preocupación que ese ejercicio no ha sido suficiente para prevenir, o curar, las averías del cuerpo de las que hablas. Ese tratamiento con ondas electromagnéticas suena delicioso, sí, pero espero que los médicos no te hayan prohibido el placer de nadar por culpa de esa dichosa lesión!! Con respecto al nuevo 'look' de María Teresa, no sabía nada (las ventajas de vivir fuera de España) pero acabo de ver las fotos y coincido con Olga: está estupenda. También estoy de acuerdo con Elena: a mí me gusta pensar que los 49 representan simplemente los aperitivos previos a los mejores años de plenitud ¡Disfrútalos!