martes, febrero 14, 2012

SAN VALENTÍN, 2012

Lazos más personales y amistosos que ideológicos o políticos me llevan a asistir a estas "jornadas sindicales", a cuya declaración final (una "carta de amor a la escuela pública", aprovechando que estamos en el día de San Valentín) he aportado unos versos... Últimamente me pasan estas cosas, que me hacen salir un poco de mis rutinas e interesarme por cosas a las que no prestaba mucha atención prácticamente desde los días de mi juventud. Y así, por lo mismo que me he visto últimamente ensayando un rap propio con chicos aficionados a ese estilo musical, o carteándome con músicos de heavy metal,  me veo ahora sinceramente interesado por la larga y bien argumentada diatriba anticapitalista que pronuncia Juan Carlos Monedero, primer ponente en estas jornadas, y a quien conocía de oídas, y creo que de vista, desde los ya lejanos días que pasé en Madrid documentando mi última novela y frecuentando las cafeterías de la Complutense, donde este hombre es profesor de Ciencias Políticas. Oigo su charla con agrado y prestándole más asentimiento del que yo mismo esperaba. La verdad es que la miserable economía de estos tiempos y quienes la administran concitan cada vez menos simpatías, y nos hacen dudar de nuestras convicciones incluso a quienes desde hace tiempo creíamos que desentenderse de ciertas ponzoñosas fantasías utópicas era casi un deber de higiene mental y política. Hoy ya no estoy tan seguro. Aunque la verdad es que hoy ya no estoy seguro de casi nada. Y tal vez estas regresiones mías a mis querencias de ayer no sean más que lo que son: fantasías de viejo que juega a ser joven.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Estimado Sr. Benítez, y sin que sirva de precedente, usted siempre tendrá 19 años.

Un cordial saludo.



ISE