miércoles, febrero 29, 2012

MAESTROS

Siguen los "procesos víricos" -bonita fórmula que emplean los médicos cuando no saben si una enfermedad es un catarro común o una gripe, pongo por caso-. El que me ha tenido en cama todo este puente festivo tiene una ventaja, al menos: aunque las fiebres son muy altas, son también de las que proporcionan al cuerpo una especie de languidez no del todo desagradable; y, además, y contra todo pronóstico, no van en detrimento -más bien al contrario- de la capacidad de concentración de uno; hasta el punto que puedo alternar la lectura de un ensayo algo sesudo, como On Photography, con la de un clásico profusamente anotado -La Dorotea- y con los Selected Poems de Denise Levertov. Unas fiebres muy leídas, en fin. Aunque no sé si eso, tanto en el caso de las fiebres como en el de las personas, es indicador de benignidad.


***


Leo "September 1961", el poema en el que Denise Levertov homenajea a sus tres grandes maestros: Ezra Pound, H.D. y William Carlos Williams. Es una elegía, aunque, como tal, sólo puede aplicarse a H.D., que murió ese mismo mes y año. Levertov prefiere situarse por encima de esa muerte concreta para dejar constancia de la enorme deuda contraída (por ella, pero también por una parte significativa de la poesía anglosajona del siglo XX) con los tres. Y el caso es que, mientras avanzo en estos Selected Poems, casi me saltan a los ojos líneas y estrofas que son otros tantos acuses explícitos de influencias. De H.D., por ejemplo, la imaginista por excelencia -aunque ella terminaría denostando esa atribución-, viene esta figura:


a butterfly,
petal that floats at will across
the summer breeze


[Mariposa: pétalo que flota a su voluntad en la brisa de verano];


así como de Pound viene la característica abrupta línea final del mismo poema al que pertenecen los versos anteriores (y que se refiere a la eclosión de un insecto):


some primal-shape, plain-winged, day-flying thing


[un ser de vuelo diurno, de formas primordiales y alas simples]


De Williams, por su parte, viene esta manera de trocear la frase, que sólo resulta de alguna efectividad poética en la lengua inglesa:


air, scent of
new grass,
fresh leaves


[aire, olor a hierba fresca, hojas nuevas]


Todo poeta es una síntesis de sus lecturas; en unos se nota más, en otros menos. Pero acaso no ocultar demasiado esas influencias sea un síntoma de seguridad: hay a quien no le importa demasiado mostrar de qué mimbres teje su cesto; quizá porque, en el fondo, confía en la bondad del cesto resultante.


***


Y a la cama otra vez. Supongo que un primer síntoma de vejez es éste: los inviernos se le hacen a uno demasiado largos. 

4 comentarios:

ANTONIO SERRANO CUETO dijo...

Siempre te podrás coger unas vacaciones de invierno. Que te mejores. Un abrazo.

E. Cabello, "Las Cumbres" de Ubrique dijo...

Los inviernos siempre han sido demasiado largos, da igual que tengas trece años o treinta y tres, unos porque llueve, otros porque hace frío, otros porque los cursos son latguísimos y casi todos porque se está mucho mejor en la playa al solecito.
Cuídate y déjate mimar, ya verás como se te hace menos difícil.

José Luis Piquero dijo...

Mejórate. Te cuento que acabo de traducir los ensayos sobre poesía de Denise Levertov para Vaso Roto. Espero que no tarde mucho en aparecer. Creo que los encontrarás interesantes. Son para convenir, disentir, dialogar... Un abrazo.

José Manuel Benítez Ariza dijo...

Estupenda noticia. Estaremos pendientes. Un abrazo.