viernes, marzo 23, 2012

AÑIL

Estos estremecimientos del mar por efecto del viento sur, que tanto se parecen a los de la piel tocada por el consiguiente frío a destiempo. Y la opacidad resultante -añil-, que es la del ánimo resentido.

***

La inmensa respetabilidad de los dos apretados tomos que contienen la poesía completa ("a excepción de Paterson", dice la nota introductoria) de William Carlos Williams. Y mi extrañeza ante el hecho de que los poemas que más me gustan en una primera hojeada casi no parecen de W.C.W.

***

Escribir a destiempo, y sin tiempo. Entre dos reuniones laborales. La lamentable inconsistencia del pensamiento a ráfagas.