jueves, marzo 01, 2012

DISAPPOINTING RESULTS

Mañana de convaleciente. Desde detrás de los cristales del balcón, como una planta de invernadero, contemplo a los escasos paseantes que cruzan el parquecillo que tengo frente a mi casa: una pareja de ancianos, un hombre joven de aspecto patibulario que anda como recelándose de algo o alguien, una de esas incongruentes cuarentonas de leggins y melena rubia que dedican el hueco de la mañana a cultivar el tipo... Los mira uno como a fantasmas, en esa irrealidad de las cosas que parecen levemente descabaladas por el mero hecho de no ajustarse a los horarios y rutinas propias. Tampoco la luz es firme: oscila según las concentraciones de brumas altas -que no nubes- consiguen o no tapar el sol. Veo los penachos de las palmeras estremecidos por el viento de poniente y siento erizarse mi propio vello, como si el aire frío me rozara a contrapelo. Fiebre, sí, pero no en mí: en las cosas, en las que he ido depositando, como quien se libra de una carga, todo aquello que me estorbaba.


***


Estorban, sobre todo, muchas cosas aprendidas. Poetry, the other art to which the early Surrealists were particularly devoted, has yielded almost equally disappointing results. El otro arte que también ha dado "resultados decepcionantes" es, según Sontag, la pintura. Son los preliminares del razonamiento por el que la autora quiere demostrar que donde verdaderamente ha triunfado el Surrealismo, y ha devenido incluso cultura de masas, es en la fotografía... No digo yo que no. Pero me quedo con esos preliminares. Cuánto tiempo perdido -no por mí, sino por una decena de generaciones de lectores- en desentrañar un despropósito. Pienso en Sobre los ángeles (tan obvio en su calculada oscuridad, por otra parte); pienso en Espadas como labios, pienso en Dalí, en Breton. Disappointing results. Lo dice una anglosajona. Y es que la vanguardia de ellos -Pound, Eliot, los imaginistas- fue otra cosa. Como lo habría sido la nuestra de haber sido más ampliamente y mejor secundada su propuesta más original: el Creacionismo.


***


Cielo color panza de burro. Que no es un color fácil de lograr ni de definir, como muy bien sabe el amigo pintor al que me refería en mi entrada del otro día, a propósito también de un burro y su jinete.

No hay comentarios: