jueves, marzo 15, 2012

LAMPANDO

Gente en la playa tomando el sol. Chicas en topless -las primeras, las más impacientes-. Salen sus pechos a la luz -diría un cursi- casi al mismo tiempo que las primeras flores. Como una floración más de esta no sé si anticipada primavera, que nos sorprende todavía con la guardia baja y el ánimo acatarrado.


***


Paso junto a un portal y sorprendo a un repartidor de propaganda electoral engañando a la señora que ha contestado su llamada al portero automático: "Información del ayuntamiento". Y el caso es que el partido del que reparte publicidad es, efectivamente, el que manda en el ayuntamiento.


***


Rebelarse, sí. Pero no para preservar un status quo definitivamente fracasado, al que nos aferramos simplemente por miedo de lo por venir, sino para reclamar -como hacen incluso nuestros vecinos del Magreb- la definitiva incorporación a ese Occidente avanzado en cuyas puertas estamos todavía, lampando -no se me ocurre mejor verbo-. Y dejar atrás  para siempre esta especie de caricatura de nación moderna, en la que padecemos las comunicaciones (telefonía, Internet) más caras y deficientes de Europa, la banca y las empresas más rapaces, la picaresca y la depredación como principales y casi únicas normas sociales, los derechos laborales menos respetados de nuestro entorno. Etc.

No hay comentarios: