martes, mayo 15, 2012

APUNTE



Mujeres en topless en la playa, vistas desde el ventanal de la biblioteca escolar en la que paso tantas horas. Apenas unas gotas de azogue en la extensión incandescente de la arena sin sombra. De una naturaleza tan gaseosa, que uno se consuela con la idea de que, si alargáramos las manos lo suficiente para tocarlas, se nos escurrirían de entre los dedos, como humo.

1 comentario:

Portorosa dijo...

Porque, como todos sabemos, no se consuela el que no quiere :)