miércoles, mayo 02, 2012

PEREZA



En el segundo tomo de Libros de Madrid, de Juan Ramón Jiménez, me encuentro un documentado prólogo de José María Conget sobre J.R.J. y... Nueva York. ¿Será una confusión? Espero que la lectura me lo vaya aclarando. Claro que, a tenor de lo que M.A. me ha dicho del prólogo que han puesto a una reciente edición de los cuentos de Lafcadio Hearn, una cosa parece clara: hay un duende que anda trasteando con los prólogos, y que gusta asignar a según qué libros lo primero que encuentra por ahí.


***


Primeros caracoles del año, comprados en un bar que no ha cambiado nada en los últimos cuatro decenios, y en el que yo no entraba desde mi tierna infancia, cuando el "coche de línea", que era como entonces llamaban al autobús interurbano, paraba justo a su puerta. De ahí el nombre del bar: "La Primera", por ser la primera parada del autobús. Siguen allí los mismos azulejos, las mismas mesitas con lustrosos mantelitos de hule, los mismos borrachos. Y hasta estos caracoles, desiguales e inarmónicos, son como los que entonces cogíamos en los rastrojales. En aquellos rastrojales que ahora son barriadas.


***


Pereza anticipada por todo lo que me queda por hacer de aquí al uno de julio, por lo menos. Aunque la mayor parte de esas cosas -las más complicadas, al menos- sean gratas.    

No hay comentarios: