jueves, agosto 30, 2012

UN NUEVO COMIENZO

Generalizaciones que son como mandobles. Ésta de Harold Acton, por ejemplo: "La mayoría de los novelistas anglosajones no son sino predicadores que han confundido la vocación". Referida, como parece que está, a Henry Miller y a Hemingway, no puede ser más cierta. Pero la extensión a toda la especie la hace, si cabe, más demoledora. Y es que, a veces, no hay nada más preciso que un disparo al aire.

***

A un lado de la calle, manifestantes; al otro, simultáneamente, gimnastas que han salido a entrenar. Y un mismo elemento rítmico, multiplicador de los esfuerzos individuales -y, a la vez, un tanto despersonalizador- en ambos grupos.

***

Me trae JM algunos de los libritos que hace en su sello editorial. Son pulcros, delicados y... sorprendentemente modestos. Me dice lo que ha costado hacerlos: no mucho, la verdad. Con lo que suele venderse en una o dos presentaciones quedarían amortizados; siempre y cuando, claro, el escritor se arremangara y se aviniera a vender él mismo sus libros, como haría cualquier otro artesano. Mis experiencias en este aspecto, en algún que otro "mercado de arte" en el que he participado, en compañía de amigos pintores, no son en absoluto negativas. JM, por cierto, es el tercer amigo que me anuncia en los últimos tiempos que ha abierto una editorial. El futuro posiblemente sea ése: las pequeñas editoriales más o menos confiadas en el apoyo público, que son las que hasta ahora habían sustentado la circulación de la literatura creativa en España, desaparecerán; y ese tipo de creación habrá que encomendarla directamente a Internet o a ediciones caseras de pequeña tirada. A mí no me disgusta la perspectiva. Los primeros frutos de esta tendencia son alentadores. Y un nuevo comienzo siempre rejuvenece. 

No hay comentarios: