viernes, noviembre 09, 2012

DICKENS, ETC.

Haciendo una búsqueda en Internet de libros de Dickens publicados recientemente, compruebo que sólo en lo que llevamos de 2012 se han editado casi cuarenta, y que entre ellos están Oliver Twist, David Copperfield, Grandes esperanzas, La pequeña Dorrit, Casa desolada y casi todo lo imprescindible de este autor. Y aunque echo de menos una edición digna de The Pickwick Papers, por ejemplo, y me preocupa que una parte no desdeñable de estas ediciones o reediciones sean archivos informáticos y no libros en papel, me alegra constatar que la situación es bien distinta de la que denunciaba Muñoz Molina hace unos años en un artículo en el que contaba que quiso regalar uno de estos títulos a un sobrino suyo y no logró encontrar una sola edición disponible en librerías. Que ahora sí las haya, y en gran número, se explica por lo sencillo que se ha vuelto el proceso de edición de un libro, gracias a las facilidades que proporcionan la informática y los modernos sistemas de impresión. Reeditar viejas versiones descatalogadas y libres de derechos es ahora más sencillo que nunca. Y el problema es que esa facilidad ha hecho descuidar algunos pasos necesarios en el proceso de edición, tales como extremar el cuidado en la corrección de pruebas; y más, cuando éstas proceden, en muchos caso, de un texto escaneado de una edición antigua, y a las erratas o errores existentes en el original se añaden los muchos errores de lectura que todavía produce este sistema de copia. Así que ahora hay clásicos a porrillo, sí. Pero hay también mucho saqueo poco escrupuloso de un patrimonio que quizá debería gozar de mejor suerte. Se está quebrando el viejo ciclo artesanal por el que, idealmente, cada generación retraducía y reeditaba a sus clásicos, y así los renovaba y les infundía vida nueva. Hoy nos limitamos a copiar. Y no sé si eso será bueno a la larga.


3 comentarios:

Antonio Linares Familiar dijo...

Estimado José Manuel, afortunadamente sí se están publicando las obras de Dickens, ya era hora, tal vez por motivo del aniversario que se ha estado celebrando durante este año o tal vez por la necesidad de reencontrarnos con clásicos imprescindibles. Te adjunto una reseña que publiqué en mi blog, sobre NUESTRO COMÚN AMIGO. Un saludo cordial y mis mejores deseos.

http://tierradeahulema.blogspot.com.es/2012/04/nuestro-comun-amigo-charles-dickens.html

José Miguel Ridao dijo...

Totalmente de acuerdo: las ediciones digitales son en su mayoría un auténtico desastre, se cuelan infinidad de erratas por escaneo. Pienso que cuando mejore la tecnología esto cambiará. Curiosamente, ediciones gratuitas como las del proyecto Gutenberg son las más cuidadas, sobre todo porque están sujetas al proceso de revisión de los lectores. Ahí están, por ejemplo, las obras completas de Shakespeare o de Dickens. Por ahí van los tiros, creo yo: la mejora de las ediciones a través de la comunidad lectora.

Un abrazo.

José Manuel Benítez Ariza dijo...

Cierto lo del Proyecto Gutenberg: los textos están cada vez más cuidados. Y gracias por el envío de la reseña, Antonio: yo también me alegro de la actual buena fortuna de Dickens en español.