jueves, diciembre 13, 2012

ETC.

Platón, que decretó la expulsión de los poetas de su república ideal, se acerca mucho a la perfecta definición de en qué consiste leer poesía cuando describe el conocimiento como reminiscencia. Es justo lo que siente el lector de un buen poema: la sensación de que lo que éste dice, y que en su materialidad -en sus detalles concretos de dicción, sintaxis, vocabulario, ritmo, etc.- es absolutamente nuevo para el lector, aviva un conocimiento que el lector ya tenía, pero que no hubiera recuperado -recordado- de no ser por la acción de ese poema concreto. El poema siempre dice algo ya conocido por el lector -de lo contrario, éste no sabría reconocerlo-; pero, en su novedad de verdad reformulada, se le presenta a éste como una evidencia nueva que se incorpora a las verdades básicas de su existir. Naturalmente, puede olvidarse de nuevo -cuántas lecturas decisivas no habremos olvidado con los años-; pero siempre queda la posibilidad de que el milagro se repita; de que otro poema, o la relectura de un poema ya conocido, avive la reminiscencia, nuestra titularidad a ese fondo común de intuiciones compartidas en el que se basa el disfrute de la buena poesía. Etc.


***

Remordimientos por haberle dicho a una amiga que no me gustaba un poema suyo que me dio a leer. ¿Qué le cuesta a uno ser amable? Más allá, por supuesto, de que el propósito que guiaba mi brusquedad era corresponder a la confianza que se depositaba en mí cuando se me hacía tan difícil encomienda. Pero de buenos propósitos, ya se sabe, está empedrado el camino al infierno.

***

Catarro. El daño que uno recibe del mero roce con la realidad.

2 comentarios:

Inmaculada Moreno H. dijo...

Acertada definición del mecanismo de la poesía. Y, sobre lo de decir la verdad a quien te pregunta sobre un poema, creo que hiciste bien diciendo lo que de verdad opinabas, si lo hiciste con delicadeza. Eso es lo honrado. Decir la verdad es una muestra de respeto y de aprecio al otro.

José Manuel Benítez Ariza dijo...

Bienvenido tu comentario, Inma. Y cómo me alegra que estemos de acuerdo en estas cosas.