miércoles, junio 12, 2013

MAQUILLAJES

"Hueles raro", me dice M.A. al darme el beso de bienvenida. Y es que vengo de grabar una entrevista en televisión y todavía conservo el olor del maquillaje, a pesar de que me lo he intentado quitar con una toalla húmeda... Y por un momento se siente uno, no sé, como si viniera de restregar los morros contra una cabaretera y te hubieran pillado en falta.

***

"Peor fue -me dice mi simpatiquísima anfitriona, al despedirme- una vez que entrevistamos a un cura, y se nos fue la mano con el maquillaje, y encima el hombre no se dio cuenta y, al final de la grabación, salió a la calle pintado como una puerta...".

***

"Participas en muchos actos culturales", me dice, como dándome pie a que me extienda sobre una vida presuntamente dedicada a hablar ante auditorios entregados y a recibir ovaciones. Pero el último acto que puede imputárseme fue mi participación en un modestísimo -aunque muy animado- cinefórum, al estilo de los que se hacían en los años setenta; o más modesto aún, porque al menos en aquella época había que proyectar una cinta en celuloide, y ahora nos conformamos con el visionado de un deuvedé, como si lo hubiésemos alquilado en el vídeoclub de la esquina... Y éstos son los baños de multitudes -gratos, al fin y al cabo- que se permite uno.  

No hay comentarios: