viernes, octubre 11, 2013

PARA UNAS MEMORIAS DE LECTOR (1): MIGUEL D'ORS

(Inicio en LA RONDA DEL LIBRO una nueva serie que, bajo el título de Para unas memorias de lector, intentará ofrecer impresiones de lectura que se salten un poco las convenciones de la crítica literaria formal y sean verdaderamente personales, por difícil que eso parezca... La abro con estas notas sobre Miguel d'Ors, a propósito de su último libro, Átomos y galaxias, y de una encuesta sobre los mejores libros de poesía española de los últimos treinta y cinco años que ha publicado Quimera.)

Leo el resumen que Fernando Valls hace de una encuesta sobre "los mejores libros de poesía española en los últimos treinta y cinco años" que ha promovido y publicado la revista Quimera; y, a falta de leer el trabajo completo y, sobre todo, su letra pequeña, que en estos casos siempre resulta ser lo más interesante, la primera impresión es que nada se ha movido, no ya en la poesía española de los últimos siete lustros, sino en los veredictos imperturbables de la crítica. 

No sorprende, por ejemplo, que entre los autores que encabezan el listado resultante estén Antonio Gamoneda, José Ángel Valente, José Hierro, Claudio Rodríguez y Francisco Brines -con una sola llamativa interpolación: la de Blanca Andreu entre los dos últimos citados-. Un resultado así denota, no sólo el inmovilismo de la crítica, sino, sobre todo, una cierta confusión semántica en los términos en los que se plantea la propia encuesta. Porque ¿se pueden mezclar en el mismo saco los libros, digamos, que coronan la obra de autores que no han dejado de escribir y publicar, casi todos ellos con gran aceptación crítica, en los últimos cincuenta años, con los descollantes de quienes han empezado a escribir en el periodo acotado? Lo primero equivale al (justo) reconocimiento de una obra hecha, y no tiene por tanto otro valor que el documental o historiográfico; lo otro habría supuesto ese necesario alarde de agudeza crítica que tanto echamos de menos, a título de guía, los lectores del género, y aun más quienes insistimos en alguna pertinacia en su práctica... (LEER MÁS)

No hay comentarios: