martes, julio 29, 2014

A QUEST


Esa especie de lúcida fantasmagoría en que consiste la poesía de Shelley... ¿Podré pasar un verano entero en ella? Como antídoto, quizá, los muy razonables escritos de Thoreau. Que  también andaba un pelín pasado de rosca, no obstante.

***

Para quienes disfrutan con ese tipo de aventura que los entendidos llaman quest, y que consisten sobre todo en una búsqueda: mi pesquisa de ayer en busca de un adaptador para un exótico enchufe con tres clavijas en línea, modelo que al parecer se fabrica y se usa en la India, de donde debe de ser oriunda la tostadora para la que necesito el mencionado complemento. Traía el suyo de fábrica, pero se ve que era de mala calidad y se agrietó con el uso, hasta que anteayer se me hizo pedazos en las manos; así que me lancé a buscar el correspondiente recambio por todas las tiendas de electricidad de la ciudad, incluyendo alguna que no conocía, situada en calles por las que tampoco suelo transitar, y por las que tuvo a bien conducirme un nativo a quien abordé en una animada tertulia de hombres atezados que tenía lugar a la puerta de un garaje, y que se ofreció a guiarme, previa parada frente a la ventana de un bajo en la que vendían tabaco de contrabando... Al final, casi lamenté haber agotado la nómina local de comercios del ramo: la pesquisa, como suele suceder, era ya interesante por sí misma, y lo que la motivaba era lo de menos. El último paso fue acudir al origen mismo del problema, es decir, el comercio en el que compré la tostadora, hace cosa de un año. Me dijeron que ya no trabajaban esa marca, pero que quizá en el almacén les quedara un aparato y pudieran darme su correspondiente adaptador; que lo comprobarían y me llamarían. Aún estoy esperando. Pero no doy por desperdiciado el tiempo empleado en la infructuosa pesquisa. Mañana, no sé, será otra cosa: un tesoro, la estatuilla de un halcón, un arca llena de materia radiactiva... The stuff dreams are made of.   

***

El momento de incertidumbre, al filo del anochecer, en el que el viento sur parece que quiere virar a poniente y la sensación de bienestar se reviste de cautela ante la inminencia del frío... La imagen misma de la felicidad precaria, siempre al filo del desencanto.

No hay comentarios: